EFEOporto (Portugal)

Los socialistas europeos consideran que el pilar social es la única vía para la recuperación tras la pandemia y por ello buscan el compromiso de los Veintisiete en la cumbre que acoge Oporto a partir de este viernes, en la que se dará un impulso al modelo social de la UE.

Es el principal mensaje que ha dejado la familia socialdemócrata en una conferencia previa a la cumbre realizada hoy en la ciudad portuguesa, un día antes de que los jefes de Estado y de Gobierno de la UE se reúnan para respaldar la "hoja de ruta" que marcará el desarrollo del modelo social europeo durante esta década.

Esta cumbre es el primer paso hacia "el compromiso sobre la Europa social", que supone "uno de los debates fundamentales" de estos momentos, ha señalado a EFE la presidenta de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo, Iratxe García, presente en la conferencia.

Durante el acto, García ha expresado que el pilar social es un cambio respecto a las políticas con las que se gestionó la crisis de 2008: "Ya está bien de hacer creer que las personas deben ser las que se sacrifiquen para mejorar la economía", ha defendido.

También ha estado en la conferencia el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, que ha destacado que la UE debe "encontrar su identidad" en la igualdad y en políticas que promueven la solidaridad.

"Quiero cumplir la promesa de que nadie va a ser excluido de esta crisis", concluyó tras recordar que la Comisión Europea ya ha adoptado medidas para encontrar "el equilibrio" en los presupuestos.

La reunión de los socialdemócratas contó con la participación del anfitrión, el primer ministro luso, António Costa, que ya estuvo en el inicio de la tarde en una minicumbre sindical.

En esa cita, los sindicatos pidieron pasar de las palabras a los hechos para implementar el pilar social, que debe ser legislado y apoyado con fondos. "El resto es blablabla", dijo el secretario general de la Confederación Europea de Sindicatos, Luca Visentini.

La cumbre social reunirá presencialmente en Oporto a 24 de los 27 jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea. Sólo faltarán la canciller alemana, Angela Merkel, y los primeros ministros de Países Bajos, Mark Rutte, y de Malta, Robert Abela, que por motivos relacionados con la pandemia participarán por videoconferencia.

La jornada del viernes contará con tres paneles sobre empleo y política social, a los que seguirá una cena a puerta cerrada de los líderes europeos en las que se abordará la situación de la covid-19 en Europa y el reciente debate sobre las patentes de las vacunas.

La cita concluirá el día 8 con otra jornada sobre política social y una cumbre UE-India.