EFEKabul

Los talibanes anunciaron hoy un equipo negociador de 14 miembros para representar al movimiento insurgente en las conversaciones de paz con Estados Unidos, en el que hay cinco miembros nuevos -entre ellos cuatro antiguos presos de Guantánamo- y otros nueve que ya participaron en las últimas rondas de diálogo en los países del Golfo.

"Debido a la importancia del asunto y bajo las instrucciones del emir talibán, mulá Haibatullah", el nuevo equipo fue nombrado por su número dos político y jefe de la oficina política de los insurgentes en Doha, el mulá Baradar", explicó en un comunicado el portavoz talibán Zabihullah Muyahid.

El grupo continúa encabezándolo Muhammad Abbas Stanekzai, exjefe de la oficina de Catar, mientras que entre las nuevas caras están cuatro antiguos presos del penal estadounidense de Guantánamo (Cuba).

El otro nuevo fichaje del equipo negociador, que ha pasado de diez a 14 miembros, es Anas Haqqani, el encarcelado hijo del fundador de la facción talibana conocida como Red Haqqani, Jalaludin Haqqani, fallecido el año pasado.

El comunicado no aporta más detalles sobre Anas, lo que planteó dudas sobre si había sido liberado, pero el portavoz talibán aclaró a Efe que, a pesar de que "fue nombrado miembro del equipo negociador (...), continúa en prisión y no ha sido liberado".

"Como era un estudiante (antes de ser encarcelado) y no realizó ningún tipo de actividad que pudiera haber provocado su encarcelamiento, debería ser liberado para iniciar su nuevo rol como miembro del equipo negociador", subrayó Muyahid.

La principal agencia de inteligencia afgana, el Directorio Nacional de Seguridad (NDS), por su parte, remarcó a través de un comunicado que "Anas Haqqani se encuentra todavía en prisión y no se ha tomado ninguna decisión sobre su liberación".

"El Gobierno afgano está comprometido con la implementación de la ley y la decisión sobre los que han cometido crímenes se hará de acuerdo con la ley. Los afganos deben estar seguros de que se hará justicia", señaló el servicio secreto.

En los últimos meses, talibanes y representantes de EE.UU. han mantenido contactos en los Emiratos Árabes Unidos y Catar, si bien los insurgentes se han negado a sentarse a la mesa con el Gobierno afgano y han abogado por hablar sólo con Washington.

El Gobierno afgano controla alrededor de un 55 % del territorio de Afganistán y los talibanes dominan en torno al 11 %, mientras que el resto del territorio está en disputa, según datos del inspector especial general para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR), del Congreso de Estados Unidos.