EFEBruselas

El Consejo de la Unión Europea dio este viernes luz verde a la declaración conjunta de la Conferencia sobre el Futuro de Europa, destinada a involucrar a los ciudadanos en un amplio debate sobre el futuro de la UE "en la próxima década y más allá", tras la pandemia del covid-19, y con España como observadora.

La declaración conjunta del Consejo, el Parlamento Europeo y la Comisión establece los objetivos, la estructura, el alcance y el calendario de la Conferencia.

Esa declaración será firmada en un acto especial el próximo miércoles por los presidentes del Parlamento Europeo, David Sassoli, y de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el primer ministro portugués, António Costa, quien desempeña la presidencia semestral de turno de la UE.

A continuación, la conferencia comenzará su labor y se prevé provisionalmente un evento formal el 9 de mayo, el día de Europa, en Estrasburgo. Se espera que las conclusiones estén listas para la primavera de 2022, coincidiendo con la presidencia francesa de la UE y las elecciones presidenciales en Francia.

La génesis de la conferencia se remonta a mayo de 2019 cuando la UE prometió una consulta pública, al estilo de los diálogos ciudadanos impulsados por el presidente francés, Emmanuel Macron, "padre" de la idea, y retomando la senda que marcó el anterior presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, que planteó a inicios de 2017 cinco modelos distintos para diseñar el futuro de la Unión.

"Por fin podemos poner en marcha la Conferencia e iniciar el debate con los ciudadanos europeos y las fuerzas vivas de nuestras sociedades sobre lo que queremos construir juntos en el futuro como Comunidad de valores y prosperidad compartida", dijo en su cuenta en Twitter, Costa, artífice del desbloqueo de este proyecto.

Este proyecto llevaba meses estancado por el coronavirus y disputas entre las instituciones de la UE sobre quién debería estar a cargo.

Según lo acordado, la conferencia tendrá tres presidentes, porque las instituciones de la Unión Europea no lograron consensuar un único candidato.

La falta de acuerdo sobre el nombre de esa figura ha sido la causa principal del estancamiento de esta conferencia, prevista inicialmente para el 9 de mayo de 2020.

ESTRUCTURA

La conferencia se sitúa "bajo la autoridad de las tres instituciones europeas", representadas por el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli; el presidente de turno del Consejo, que en este momento es el primer ministro portugués, António Costa, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que actuarán "como una presidencia conjunta", apoyada por una secretaría "de tamaño limitado".

El trabajo de la presidencia contará con el apoyo de una junta ejecutiva, compuesta por tres representantes y cuatro observadores de cada institución. Los parlamentos nacionales participarán estrechamente, así como otros órganos o grupos, en particular el Comité de las Regiones y el Comité Económico y Social Europeo.

El Consejo estará representado en la junta ejecutiva por su presidencia (ahora Portugal), que actuará como copresidente de la junta ejecutiva, y las dos presidencias entrantes (Eslovenia y Francia). Las cuatro presidencias siguientes serán observadoras: Francia, República Checa, Suecia y España.

El estancamiento en el liderazgo comenzó cuando el Parlamento Europeo eligió para presidir la conferencia al eurodiputado y ex primer ministro belga Guy Verhofstadt, quien no gustaba a algunos gobiernos por su defensa del federalismo europeo.

En todas las estructuras de gobernanza de la conferencia se aplicarán los principios de participación igualitaria de las tres instituciones y las decisiones por consenso.

Al menos cada seis meses, habrá una reunión del plenario de la conferencia, compuesta por representantes de las tres instituciones, así como representantes de los Parlamentos nacionales, ciudadanos y otras partes interesadas.