EFEParís

El presidente francés, Emmanuel Macron, recordó este jueves que está en favor de liberalizar las patentes de las vacunas para la covid, pero insistió en que ahora eso no ayudaría a los países más pobres, sino que la prioridad es cederles dosis y la transferencia de tecnología.

Macron, que reaccionaba al anuncio del presidente estadounidense, Joe Biden, sobre su intención de levantar los derechos intelectuales de esas vacunas para favorecer su distribución a países pobres, insistió en que "Europa es el continente más generoso con el resto del mundo".

En una declaración a la prensa durante la inauguración de un centro de vacunación en el espacio ferial de la Puerta de Versalles de París, Macron hizo notar que mientras los europeos han exportado decenas de millones de dosis de las fabricadas en su territorio, eso no lo han hecho ni Estados Unidos ni el Reino Unido.

"Si hay nacionalismo de vacunas, no viene de Europa", subrayó antes de indicar que, como ya lo había dicho hace un año, "soy totalmente favorable a esa apertura de la propiedad intelectual".

Pero añadió que por ahora los problemas no están con las patentes, ya que aunque se les retiraran a los laboratorios, eso no permitiría la fabricación de vacunas con la tecnología del ARN mensajero en África.

Si bien "hay que hacer de esta vacuna un bien público mundial, la prioridad ahora" -argumentó- es dar vacunas "como lo hace Europa" y la transferencia de tecnología para que más adelante se puedan producir en países pobres de África, Latinoamérica o de Asia.