EFEParís

La justicia francesa ha abierto una investigación por el atentado ocurrido a unas decenas de kilómetros al sureste de la capital de Níger en el que fueron asesinadas ocho personas, seis de ellas de nacionalidad francesa.

La Fiscalía Nacional Antiterrorista indicó este lunes a Efe que la investigación se abre por los cargos de asesinatos terroristas y terrorismo.

Las pesquisas correrán a cargo de la Dirección General de la Seguridad Interior (DGSI, los servicios secretos) en asociación con la Subdirección Antiterrorista de la Policía Nacional (SDAT).

La justicia francesa lanza de oficio procedimientos cuando ciudadanos franceses se ven implicados como víctimas en catástrofes o en atentados.

El ataque se produjo el domingo por la mañana cuando siete miembros de la asociación humanitaria francesa Acted que trabajan en Níger, acompañados de un guía turístico, se desplazaban desde Niamey a una reserva natural de la región de Kouré en la que están las últimas jirafas en libertad en esa zona de África.

Acted indicó en un comunicado que los ocho fueron asesinados "de forma cobarde y sin razón" por un grupo de hombres armados.

El presidente francés, que calificó los hechos de "atentado", aseguró que se utilizarán todos los medios disponibles para aclarar las circunstancias en que se produjo, explicó el Elíseo en un comunicado.

Macron, que mañana presidirá un consejo de defensa sobre ese ataque, también reafirmó, junto al presidente de Níger, Mahamadou Issoufou, su "determinación para continuar la lucha en común contra los grupos terroristas en el Sahel".

La ministra francesa de Defensa, Florence Parly, explicó en su cuenta de Twitter que los militares franceses de la operación Barkhane están participando en la búsqueda de "los asesinos", a petición de Níger.

Francia tiene desplegados 5.100 militares en el Sahel en el marco de la misión Barkhane de lucha contra los grupos yihadistas presentes en la zona, para lo cual apoyan las operaciones de los ejércitos locales y de las fuerzas internacionales.

El Ministerio francés de Exteriores insistió, por su parte, en su voluntad de hacer respetar "el imperativo de protección del personal humanitario y del personal sanitario".