EFEParís

El presidente francés, Emmanuel Macron, quiere dar "coherencia" y "claridad" al país durante la intervención del próximo martes en la que explicará los próximos pasos que decidirá el Gobierno para aliviar el confinamiento impuesto para frenar la pandemia.

En unas declaraciones al Journal du Dimanche, Macron afirma que "no hay nada peor que la incertidumbre y la impresión de una tristeza sin final" después de la serie de medidas restrictivas tomadas durante los últimos meses para frenar la segunda ola de la enfermedad.

Por ello, señala que busca ofrecer a los franceses "coherencia, claridad, un rumbo" hacia el final de la crisis sanitaria, aunque reconoce que "será difícil, porque una pandemia es por definición imprevisible y mundial".

El actual confinamiento, aprobado inicialmente entre el 30 de octubre y el 1 de diciembre, está dando ya frutos: Francia registró ayer sábado el quinto día consecutivo de descenso del número de enfermos en unidades hospitalarias de cuidados intensivos.

Sin embargo, se trata del cuarto país del mundo en número de casos (2,127 millones) y registra ya 48.518 fallecidos por covid-19. Esta semana se publicó que el índice de depresiones y otros problemas psicológicos se ha doblado desde finales de septiembre.

El portavoz del Gobierno, Gabriel Attal, señala en la misma publicación que se prevén tres fases de reapertura del actual confinamiento "en función de la evolución sanitaria": una a partir del 1 de diciembre, otra para las fiestas navideñas y la última ya en enero.

Las filtraciones a la prensa de los últimos días apuntan a que el pequeño comercio podrá abrir desde el 1 de diciembre, para intentar amortiguar el impacto económico y social de las medidas restrictivas, pero bares y restaurantes quedarían cerrados hasta enero.

La intervención del presidente se espera con mucha expectación por un país que busca saber cómo podrá celebrar las fiestas navideñas a pesar de que el Gobierno ya ha advertido que no se tolerarán grandes reuniones y que recomienda celebraciones a nivel familiar en pequeños grupos.