EFERoma

La primera ministra finlandesa, Sanna Marin, asegura que nadie podrá imponer que se instalen bases de la OTAN o se desplieguen armas nucleares en su país, a pesar de solicitar el ingreso en la Alianza Atlántica, en una entrevista publicada hoy en el diario italiano "Corriere della Sera".

"Nadie vendrá a nosotros para imponernos armas nucleares o bases permanentes si no las queremos. Por lo tanto, creo que este tema no está en la agenda. No me parece que haya siquiera interés en desplegar armas nucleares o abrir bases de la OTAN en Finlandia", dice.

Marin insiste en que esta cuestión “no es un debate actual, el tema no es parte de la negociación" y añade que "éstas son decisiones nacionales".

Respecto a la oposición a su entrada en OTAN, al igual que Suecia, expresada por Ankara Marin afirma "que en esta etapa es importante mantener la calma, tener conversaciones con Turquía y con todos los demás países miembros, responder cualquier pregunta que pueda existir y corregir cualquier malentendido" porque "cualquier problema se puede solucionar con discusión y buena voluntad".

Sobre la posible reacción de Rusia a la adhesión de Finlandia a la OTAN, asegura que el presidente del país, Sauli Väinämö Niinistö, conversó por teléfono con el presidente ruso, Vladimir Putin, "y su reacción fue sorprendentemente tranquila".

"Esperamos que no haya ataques del lado ruso, pero si los hubiera estamos bien preparados para enfrentar cualquier situación, incluidos los ataques cibernéticos o híbridos", añade.

La primera ministra finlandesa esperó que, a pesar de la posible entrada en la Alianza, su país siga siendo un intermediario y mediador en conflictos: "En verdad, la decisión de solicitar el ingreso en la OTAN es un acto de paz, no un acto de guerra. Debemos asegurarnos de que nunca haya una guerra en suelo finlandés y siempre intentaremos resolver los problemas a través de la diplomacia".

"Desafortunadamente, no todos los países piensan así. Rusia no lo cree así, ha atacado a Ucrania matando a civiles, niños, madres, ancianos, actuando de manera inaceptable. Por eso hay que apoyar a Ucrania y hacer que gane la guerra proporcionando armas, ayuda financiera y humanitaria, lanzando nuevas sanciones contra Rusia, que no cesarán hasta que sea detenida", destacó.

Y añadió que precisamente ante "el vecino agresivo", Finlandia ya gasta más del 2 % del PIB en defensa (como piden los acuerdos con la OTAN) y durante décadas se ha invertido mucho en seguridad.