EFERabat

El presidente designado del Gobierno marroquí, Aziz Ajanuch, de la Agrupación Nacional de Independientes (RNI, ganadora de las elecciones), anunció hoy una coalición gubernamental con otros dos partidos basada en el "consenso" y centrada en reformas sociales y económicas.

En una rueda de prensa en la sede del RNI, de carácter centrista liberal, Ajanuch subrayó que presentará en breve la estructura de su nuevo gobierno, que formará junto a sus dos aliados: el liberal progresista Partido Autenticidad y Modernidad (PAM) y el nacionalista conservador Istiqlal -que ocuparon respectivamente el segundo y tercer puesto en las elecciones del 8 de septiembre-.

Este será así el gobierno de coalición con menos partidos desde que Mohamed VI inició su reinado en 1999, aunque todas las formaciones, menos los islamistas del gobierno saliente y los minoritarios del izquierdista Partido Socialista Unificado, se han ofrecido sin éxito a Ajanuch para formar parte del nuevo ejecutivo.

Ajanuch calificó su nueva coalición, que suma 269 escaños de un total de 395 de la Cámara de Representantes (baja) del Parlamento marroquí, de "fuerte y armoniosa" y capaz de responder a las expectativas de los ciudadanos en la etapa poscovid.

Añadió que las consultas con sus dos aliados se produjeron dentro del marco de los fundamentos del país, con el islam como religión del Estado, la defensa de la unidad territorial y de la monarquía constitucional, al tiempo que aseguró que el nuevo ejecutivo se guiará por los principios del nuevo modelo de desarrollo, auspiciado por el rey Mohamed VI.

En la rueda de prensa, el presidente designado, que ostenta la segunda fortuna más grande del país después de la del rey, apuntó que en la formación de su coalición ha tenido en cuenta el principio de equilibrio entre una mayoría y una oposición fuerte, para garantizar "la eficacia" de la acción gubernamental y parlamentaria.

Por su parte, el secretario general del Istiqlal, Nizar Baraka, insistió en que la coalición "dará un nuevo impulso" a las reformas para afrontar la actual coyuntura económica, marcada por la crisis sanitaria de la pandemia, la cual, según dijo, limita el margen de maniobra.

De acuerdo con la Constitución, los miembros del nuevo gobierno tienen que ser ahora nombrados por el monarca bajo la propuesta del jefe del Ejecutivo designado, tras lo cual presentará ante el Parlamento su programa gubernamental, que se votará en una sesión de investidura.

Las elecciones legislativas, municipales y regionales del 8 de septiembre dieron la victoria al RNI, que también ha pasado a ostentar las alcaldías de las ciudades más importantes del país, con lo que ha acabado con una década de los islamistas del Partido Justicia y Desarrollo (PJD) al frente del gobierno, que perdieron más del 90 % de sus escaños.