EFERabat

La policía marroquí desarticuló hoy una nueva célula yihadista compuesta por seis miembros activos en las localidades de Casablanca, y en Tetuán y Martil, en el sur de la ciudad española de Ceuta.

De acuerdo a un comunicado del Ministerio de Interior, los seis integrantes de la célula mantienen "estrechos vínculos" con los combatientes de las diferentes filiales del grupo terrorista Estado Islámico (EI o Dáesh por su acrónimo en árabe).

Los miembros de la célula desmantelada proyectaban viajar a uno de los campamentos controlados por el Dáesh "para recibir adiestramiento militar antes de volver a Marruecos y perpetrar atentados terroristas", añadió la nota.

Los desmantelamientos de células terroristas y los posteriores juicios a sus integrantes son ahora casi semanales, y la Oficina Central de Investigaciones Judiciales (órgano antiterrorista) tiene contabilizados a más de 1.500 marroquíes que se han integrado en el Dáesh, sin contar los que se han sumado a otros grupos yihadistas.