EFEBamako

Más de veinte militares han muerto hoy en un presunto ataque yihadista perpetrado contra un campamento de las Fuerzas Armadas Malienses (FAMA) en Bamba, una localidad junto a la frontera de Mauritania situada en las cercanías de Mopti.

Según dijeron a Efe fuentes policiales en la región, el ataque se produjo en torno a las 4 de la madrugada, cuando el campamento se vio atacado desde varios frentes por hombres con armamento ligero y pesado.

Tras dos horas de resistencia, los soldados evacuaron el campo y lo dejaron en manos de los atacantes, que lo ocuparon momentáneamente para hacerse con todo el material presente (coches, armas y municiones) antes de abandonarlo y partir, presumiblemente hacia la frontera mauritana donde se supone que tienen su refugio.

Ninguna fuente oficial ha dado detalles hasta el momento del ataque, que esta mañana ocupa el espacio de todos los medios de radio e internet en el país.

Este tipo de ataques viene siendo habitual en los últimos meses en Mali, y siempre son obra de yihadistas que ponen así de manifiesto la debilidad de las FAMA, pues con mucha frecuencia los soldados abandonan sus cuarteles.

Se cree que en esta misma zona se encuentra secuestrado el líder opositor Soumaila Cissé, capturado el pasado 25 de marzo junto a varios colaboradores de su partido Unión por la República y la Democracia (URD), aunque estos últimos fueron liberados en los días posteriores.

La hipótesis más extendida en Mali es que Cissé habría cambiado de manos desde entonces entre grupos más o menos afines al yihadismo, y que buscan ahora sacar réditos políticos o económicos en contrapartida de su liberación.