EFELondres

La primera ministra británica, Theresa May, y el ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, mantuvieron este miércoles una reunión en Londres en la que ambos abordaron la situación del petrolero iraní "Grace 1", retenido en el Peñón.

May subrayó la "importancia de que se siga el proceso legal independiente en Gibraltar" y resaltó los esfuerzos del Peñón por "implementar las sanciones de la Unión Europea sobre Siria", informó un portavoz de Downing Street, residencia oficial de la primera ministra.

El petrolero fue interceptado debido a las sospechas de que transportaba crudo a una refinería en Siria, país en conflicto armado desde hace ocho años y sujeto a restricciones de la UE.

En el encuentro de esta tarde, May y Picardo conversaron asimismo sobre cuestiones relacionadas con la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

En ese contexto, la jefa de Gobierno recalcó el "compromiso constante" del Reino Unido con el Peñón y expresó su confianza en que esa relación se mantendrá con los futuros Ejecutivos británicos.

Una semana antes de que May abandone el cargo de primera ministra, Picardo expresó su agradecimiento por su "inquebrantable y sólido apoyo" a Gibraltar durante los tres años como jefa del Ejecutivo británico, indicó en un comunicado el Gobierno del Peñón.

Picardo subrayó que May le recibió por primera vez el mismo día en que fue nombrada primera ministra, horas antes de su cita con la reina Isabel II para su designación.

A su vez, la mandataria agradeció a Picardo el "enfoque equilibrado, sensato y pragmático que el Gobierno de Gibraltar ha adoptado en relación con el 'brexit'", según el comunicado gibraltareño.