EFEGaza

Una delegación de oficiales de inteligencia egipcia a cargo de las negociaciones entre las facciones palestinas acudió hoy cerca de la divisoria entre Gaza e Israel para garantizar que las protestas que de manera recurrente tienen lugar allí todos los lunes y viernes discurrían de manera pacífica.

La denominada Marcha del Retorno cumplió hoy su 32ª convocatoria, que transcurrió de manera relativamente pacífica después de que la delegación egipcia, encabezada por el general Ahmad Abdul Jaleq, mantuviera intensas conversaciones con los líderes de las diferentes facciones palestinas, informó la cadena de televisión Al Aqsa, con sede en Gaza y próxima al movimiento islamista Hamás.

Los diversos grupos acordaron continuar con las marchas, que comenzaron el pasado marzo, pero modificaron las tácticas de enfrentamiento con los soldados israelíes apostados en la frontera, en las que han muerto más de 200 palestinos en este período.

Con estas marchas se protesta contra el bloqueo que Israel mantiene en Gaza desde que en 2007 Hamás se hizo por la fuerza con el control tras expulsar a las fuerzas leales al partido nacionalista Al Fatah, del presidente palestino, Mahmud Abás.

Hoy miles de personas se unieron a las manifestaciones y, según medios locales, se mantuvieron una distancia de unos 300 metros de la valla de seguridad, con lo que respetaron la orden de las autoridades israelíes de no aproximarse.

Sin embargo, y a pesar de que los egipcios y los líderes de las diversas facciones palestinas y de la comisión organizadora llamaron a la calma durante las protestas, algunos asistentes arrojaron a los soldados israelíes granadas de estruendo y piedras, según informó el canal de noticias israelí Hadashot.

Además, hoy se siguieron lanzando globos incendiarios desde el norte, centro y sur de Gaza hacia el sur de Israel.

Según el portavoz del ministerio de Sanidad palestino, Ashraf al Qedra, 7 manifestantes resultaron heridos por disparos de los soldados israelíes, una cifra muy inferior a las registradas en los últimos meses en los que ha habido cientos de heridos cada día de protestas.

La comisión organizadora de las marchas recordó hoy los 101 años de la Declaración Balfour, firmada el 2 de noviembre de 1917, el primer apoyo oficial del Gobierno británico a la creación de un denominado por entonces "hogar nacional judío" en Palestina.

Jalil al Haya, dirigente de Hamás, dijo hoy a los manifestantes en un punto cercano a la frontera en el este de Gaza que el éxito de los mediadores para acabar con el bloqueo sobre la franja "es inminente", refiriéndose a los esfuerzos negociadores egipcios que también implican la posibilidad de alcanzar un alto el fuego con Israel.