Tirana, 14 sep (EFE). - La canciller alemana, Angela Merkel, aseguró este martes en Tirana que la Unión Europea (UE) debe "mantener la palabra" y abrir las negociaciones de adhesión con Albania y Macedonia del Norte, dado que ambos países han cumplido con las condiciones impuestas por el club europeo.

"En el momento en que se constata que se cumplen las condiciones hay que mantener la palabra, porque de lo contrario hay decepción", afirmó Merkel en una rueda conjunta de prensa con el primer ministro albanés, Edi Rama.

Pese a que Albania y Macedonia del Norte han recibido el visto bueno de la Comisión Europea para el inicio de las negociaciones, el proceso está bloqueado por el veto de Bulgaria debido a una disputa lingüística e histórica con Macedonia del Norte.

Merkel manifestó su convicción de que desde el punto de vista geoestratégico la Unión Europea y Alemania tienen "un interés genuino en la integración de estos países en la UE".

La canciller declaró que durante el almuerzo que mantuvo hoy en Tirana con los primeros ministros de Serbia, Bosnia Herzegovina, Macedonia del Norte, Kosovo, Montenegro y Albania todos reafirmaron su compromiso a seguir adelante con el denominado Proceso de Berlín, que ayudaría también a la integración europea de la región.

El Proceso de Berlín fue impulsado hace seis años por Merkel, con la ambición de reforzar las relaciones entre los Balcanes Occidentales e impulsar la libre circulación de las personas, capitales, mercancías, servicios y aumentar las inversiones especialmente en la infraestructura de carreteras.

Rama apreció la "valiosa" contribución de Merkel en el apoyo de los procesos de cooperación balcánica y su integración europea, por lo que le concedió el medallón de "Estrella de Gratitud".

"Nadie ha hecho tanto para la región como la canciller alemana. Ninguno ha entendido mejor que la canciller esta región", afirmó Rama en la rueda de prensa.

El primer ministro añadió que "nunca, pese a la gran presión habida, la Cancillería vinculó el proceso de integración de los países de la región con la política interna. No puedo decir lo mismo de otros países", declaró Rama a los periodistas.

Al igual que Merkel "salvó el honor de Europa cuando permaneció sola para abrir las puertas a los refugiados sirios, también en este caso la presión interna nunca se ha convertido en política exterior" en Alemania, dijo Rama.

El primer ministro albanés dijo que desgraciadamente en algunos países miembros los nacionalistas y la extrema derecha influyen en la toma de decisiones de los gobiernos moderados.

"Lo que está sucediendo ahora es que una serie de nacionalistas de un país han tomado como rehén todo el proceso de integración", destacó Rama, en referencia al veto búlgaro.