EFEBeirut

Milicias progubernamentales sirias entraron hoy en el enclave kurdo de Afrín, en el norte del país árabe, controlado por grupos armados kurdos y objetivo desde hace un mes de una ofensiva del ejército de Turquía.

La televisión oficial siria informó de la llegada de "fuerzas populares", como los medios de comunicación estatales denominan a las milicias leales al Gobierno de Damasco, en Afrín, situado en la provincia de Alepo.

El canal mostró imágenes de vehículos de "las fuerzas populares", que en su mayoría eran furgonetas de tipo "pick up" con baterías antiaéreas en su parte trasera y banderas sirias.

La agencia de noticias siria SANA precisó que los milicianos se desplegaron de inmediato "en puntos determinados" de la región.

Esta fuente afirmó que la implicación de los efectivos progubernamentales se produce "en el marco del apoyo a las familias (de Afrín) y la defensa de la unidad del territorio sirio y su soberanía".

Además, subrayó que el objetivo es "frustrar los planes del régimen de Erdogan (en referencia al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan) y de sus mercenarios de organizaciones terroristas".

Desde el pasado 20 de enero, Turquía y facciones rebeldes sirias pro Ankara desarrollan una ofensiva en Afrín contra la milicia kurdosiria, Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que está apoyada por EE.UU.

El Gobierno turco considera a las YPG terroristas por sus vínculos con la guerrilla kurda presente en su territorio, Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

En un comunicado, el portavoz de las YPG, Nuri Mahmud, explicó que "el Gobierno sirio ha respondido al llamamiento para cumplir su deber enviando unidades castrenses hoy, 20 de febrero de 2018, para que se concentren en la frontera (de Afrín con Turquía) y participen en la defensa de la unidad del territorio sirio".

Nuri recordó que las YPG "instaron al Gobierno sirio y a su ejército a cumplir con su deber y participar en la defensa de Afrín, además de proteger la frontera siria frente a esta invasión atroz".

Desde el interior de Afrín, el responsable de Relaciones Exteriores de la autoproclamada administración autónoma kurdosiria en esa región, Suleimán Yafar, dijo a Efe por teléfono que, tras su llegada a la zona, se espera que los efectivos progubernamentales se desplieguen de un momento a otro en áreas limítrofes con Turquía.

Yafar recordó que los habitantes del enclave se consideran sirios y forma parte de Siria, y por ello creen que el "es deber del Estado" defenderlos.

Agregó que la entrada de las "fuerzas populares" en Afrín viene después de negociaciones directas entre las YPG y el Ejército sirio.

"Rusia pidió que el ejército entrara bajo este nombre de fuerzas populares", señaló sin ofrecer más detalles a este respecto.

Desde Moscú, el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, abogó hoy por un diálogo directo entre sirios y turcos para solucionar la crisis en Afrín.

"Estoy seguro de que los legítimos intereses de seguridad de Turquía pueden hacerse realidad y verse satisfechos a través del diálogo directo con Siria", opinó Lavrov en una rueda de prensa.

Poco después de la llegada de las milicias progubernamentales, los medios oficiales sirios denunciaron ataques aéreos y de artillería por parte de Turquía contra zonas donde había presencia de las "fuerzas populares" en Afrín, sin que se registraran víctimas.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, las fuerzas turcas y las facciones rebeldes lanzaron proyectiles en el sureste de Afrín coincidiendo con la entrada de los vehículos de los combatientes fieles al presidente sirio, Bachar al Asad.

Por su parte, las YPG y los efectivos leales al Gobierno de Damasco respondieron abriendo fuego contra áreas donde estaban los efectivos turcos y sus aliados en la frontera entre Afrín y Turquía.

Desde Turquía, Erdogan aseguró que las milicias pro Al Asad se retiraron tras sufrir un ataque de la artillería turca.

"Ha venido una decena de camionetas, o así, para avanzar hacia Afrín. Solo que tras un bombardeo de artillería se dieron la vuelta y se fueron. Este asunto está cerrado", zanjó el jefe de Estado en Ankara, en una rueda de prensa transmitida en directo por la cadena NTV.