EFEBruselas

La alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Federica Mogherini, instó hoy al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a "suspender" el proceso para una Asamblea Constituyente y advirtió de que "todas las opciones", como las sanciones, están sobre la mesa.

"Creemos que sería útil si el Gobierno (venezolano) buscase gestos políticos para desescalar las tensiones, crear mejores condiciones para reanudar el trabajo hacia una solución pacífica negociada y suspender el proceso de hacer una Asamblea Constituyente", indicó Mogherini en una rueda de prensa al término de un Consejo de ministros de Exteriores de la UE.

"Obviamente siempre están todas las opciones sobre la mesa para su consideración política", agregó al ser preguntada por la posibilidad de aplicar sanciones al régimen de Maduro si convoca las elecciones de la Constituyente, previstas para el próximo 30 de julio.

"Espero que el tiempo de ahora al 31 de julio pueda utilizarse sabiamente para buscar la unidad del país y evitar cualquier otra escalada", indicó la política italiana.

Mogherini dijo sobre el resultado de la consulta convocada el domingo por la oposición venezolana que "muestra que hay una voluntad del pueblo de Venezuela de tener una solución urgente pacífica a sus dificultades, que son muchas".

"Gran parte de la población claramente no parece apoyar la Asamblea Constituyente. Convocar esa Asamblea corre el riesgo de polarizar más el país y de incrementar la confrontación", apostilló, y enfatizó que la violencia en el país "ya se ha llevado demasiadas vidas y corre el riesgo de escalar más la situación" de cara a esa convocatoria.

El ministro español de Exteriores y Cooperación, Alfonso Dastis, dijo hoy en una intervención durante el Consejo que la celebración de un referendo constituyente sería un paso de "difícil retorno".

Por ello consideró que no habría que descartar en ese contexto examinar la posibilidad de sanciones específicas, individuales y selectivas, a fin de evitar continuar en una situación de "parálisis", indicaron fuentes diplomáticas.

Por otra parte, Mogherini destacó la importancia de que los países de la región se impliquen en la búsqueda de una salida a la crisis "con, por ejemplo, la creación de un grupo de amigos aceptado por ambos, el Gobierno y la oposición, para acompañar la negociación de una solución pacífica".

En su opinión, "aún hay espacio para retomar negociaciones serias" con el acompañamiento de ese "grupo de amigos".

"La región es lo suficientemente diversa para ofrecer muchos participantes diferentes a ese grupo y estaríamos más que felices en apoyar tal proceso regional por todos los medios", dijo.

La jefa de la diplomacia comunitaria admitió que la situación en Venezuela "nos preocupa mucho" ya que "tenemos muchos ciudadanos con doble nacionalidad allí".

"Hemos trabajado mucho por la paz y la estabilidad regional, incluyendo Colombia. Tenemos tan buenas relaciones con los países de la región, incluyendo con el Caribe, que sentimos cierta responsabilidad política y moral de intentar de apoyar y ayudar de todas las maneras posibles", concluyó.