EFEKabul

La Unión Europea (UE) se ofrece como garante de un proceso de paz en Afganistán entre el Gobierno y los talibanes "si es necesario", manifestó hoy la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, durante una visita oficial sin anunciar al país asiático.

"La Unión Europea no tiene una agenda en particular a parte de promover la paz, la seguridad y el desarrollo en Afganistán", afirmó Mogherini durante una intervención en Kabul ante los medios sin preguntas junto al presidente afgano, Ashraf Ghani.

Mogherini pidió la creación de un equipo de negociación "inclusivo" con "representantes de toda la sociedad afgana incluyendo mujeres".

La alta representante europea reafirmó el compromiso de la UE con un proceso de paz dirigido por los afganos, en un contexto de negociaciones entre los talibanes y Estados Unidos en las que el Gobierno de Kabul se ha visto excluido debido a la oposición de los insurgentes.

"Los afganos tienen que seguir siendo los propietarios del proceso (de paz)", dijo, al tiempo que reconoció los esfuerzos de Estados Unidos y la comunidad internacional por poner fin a décadas de conflicto.

En medio de la "oportunidad única" de alcanzar una paz "sostenible y duradera" en la nación asiática, Mogherini llamó a defender los avances conseguidos en los últimos años.

La Unión Europea está comprometida con "mantener y fortalecer los logros políticos, económicos y sociales de los últimos 18 años, incluyendo los derechos de las mujeres, las niñas, los niños y las minorías", subrayó.

El primer paso para el comienzo de unas conversaciones de paz debería ser un alto al fuego entre ambas partes, añadió.

El Gobierno afgano anunció la semana pasada que aumentará los ataques contra los talibanes, después de que el país viviera el año pasado la primera tregua en 17 años de conflicto armado.

Por su parte, el presidente Ghani afirmó que Afganistán tiene "una oportunidad enorme para el futuro del país" y añadió que los pasos hacia un acuerdo de paz duradero deberían ser "calculados y bien planificados".

"Con unidad y consenso nacional, los afganos podrían asegurar su futuro", estimó.

Los talibanes y Estados Unidos comenzaron una ronda de conversaciones a finales de 2018 y hasta ahora han mantenido cinco reuniones en Catar y Emiratos Árabes Unidos, la última el pasado 12 de marzo.

Esos encuentros han permitido avanzar en temas como la retirada de las tropas extranjeras, según ambas partes, aunque por el momento no se ha alcanzado un proyecto firme de acuerdo y los insurgentes se han negado a sentarse a la mesa con el Gobierno de Kabul.

El Gobierno controla alrededor de un 55 % del territorio de Afganistán, y los talibanes dominan en torno al 11 %, mientras que el resto del territorio está en disputa, según datos del inspector especial general para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR) del Congreso de Estados Unidos.