EFEAtenas

El presidente de Bolivia, Evo Morales, promovió hoy durante su visita de trabajo a Atenas la idea de reunir en su país a los jefes de Estado europeos y latinoamericanos progresistas y de izquierdas en un foro de cooperación internacional para luchar contra el avance de la extrema derecha.

Morales recabó en Atenas el apoyo del primer ministro heleno, Alexis Tsipras, para fortalecer los lazos de la izquierda internacional pero también para promover las relaciones comerciales y diplomáticas del país andino con Grecia y la Unión Europea (UE).

"Nuestra propuesta muestra que nuestros pensamientos siempre estarán junto a los más necesitados y abandonados, junto a los pueblos que más necesitan a sus gobernantes. La única forma de acabar con los conflictos sociales es con la justicia social", destacó Morales.

Por su parte, Tsipras resaltó que los líderes progresistas deben "luchar conjuntamente, inspirando a las masas populares una perspectiva de solidaridad a favor de la democracia y la paz" y que por eso apoyará con todas sus fuerzas la iniciativa de Morales de celebrar un foro progresista en Bolivia.

Tanto Tsipras como Morales destacaron la importancia de las medidas sociales de distribución de riqueza para promover la igualdad social como, por ejemplo, la subida del salario mínimo el pasado febrero en Grecia, que durante la crisis fue recortado en un 22 % a instancias del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Tsipras afirmó que, a pesar de todas los malos augurios, después de subir el salario mínimo "no hubo ningún problema para salir a los mercados" y que con esta experiencia se ha desmentido la creencia de que "el aumento del salario mínimo afecta al mercado laboral y disminuye la creación de empleo".

"No solo no hemos tenido un descenso (tras subir los salarios) sino que se han creado 39.000 nuevos empleos. Esto demuestra que es un mito neoliberal que bajar los salarios perjudica el desarrollo económico. Seguiremos en este camino porque es el único que puede dar resultados", destacó Tsipras.

Morales resaltó que gran parte del crecimiento económico en Bolivia (del 4,9 %) se basa en la promoción de la distribución de la riqueza, que ha estimulado el mercado interno con medidas como el aumento del salario mínimo de 50 dólares a unos 300.

A pesar de la distancia geográfica, ambos recalcaron cómo han impulsado sus valores compartidos a pesar de haber llegado al poder cuando sus respectivos países se encontraban en bancarrota o a la cola del desarrollo económico.

Por otra parte, trataron la posibilidad de intercambiar conocimientos en temas de turismo, transporte marítimo y cultura, por ejemplo a través del Foro para las Civilizaciones Antiguas, que pretende recuperar la sabiduría de las civilizaciones de entre 4.000 y 8.000 años de antigüedad, como la helena y las precolombinas.

Además, ambos líderes rechazaron toda intervención militar en Venezuela y recalcaron que la crisis debe resolverse a través del diálogo.

"Repasando la historia, vemos que donde ha habido intervenciones, como por ejemplo en Libia o Irak, nunca se ofrecieron soluciones sociales ni mucho menos democráticas. La única solución es el diálogo. Saludo cómo algunos países europeos también apoyan esta vía", dijo Morales.

"El pueblo debe decidir su futuro sin injerencia extranjera y nadie que le indique el camino desde afuera", recalcó Tsipras y reafirmó su apoyo a la celebración de "elecciones libres".

El líder de Syriza agradeció a Morales su visita y declaró que es "un ejemplo que demuestra que cuando uno es fiel a sus causas y valores, y lucha a favor de la democracia y la justicia también puede ser eficaz y lograr importantísimas victorias".

Ana Mora Segura