EFEJerusalén

El palestino sospechoso de matar el domingo a un soldado y un rabino israelíes junto al asentamiento de Ariel, en Cisjordania ocupada, murió hoy en la operación de búsqueda del Ejército israelí y los servicios de inteligencia, cerca de Ramala.

"Felicito al servicio de Inteligencia interior israelí, Shin Bet, a la unidad antiterrorista de la policía y al Ejército por la rápida acción que llevó a la eliminación del despreciable terrorista que asesinó al sargento Gal Kaidan y al rabino Achad Ettinger", declaró inmediatamente el primer ministro, Benjamín Netanyahu.

"La larga mano de Israel llega a cualquiera que dañe a nuestros ciudadanos y soldados", advirtió.

Fuerzas especiales del Ejército rodearon un edificio en la villa de Abwain, al norte de la ciudad cisjordana de Ramala, donde se ocultaba el supuesto atacante palestino, de 19 años, que derivó en un tiroteo, según los medios locales.

Los servicios de emergencia de la Media Luna Roja informaron del traslado al hospital de heridos de bala durante los enfrentamientos que tuvieron lugar en la villa por la presencia del Ejército israelí.

En las imágenes difundidas por medios locales, grupos de palestinos arrojaban piedras a los soldados y quemaban neumáticos en las calles de la localidad.

El domingo un palestino atacó con arma blanca a un soldado al que arrebató el arma que luego utilizó para disparar contra vehículos, en uno de los cuales se dio a la fuga mientras seguía disparando.

En el ataque múltiple mató a un uniformado de 19 años y a un rabino israelí de 47, e hirió a otro soldado más.

El supuesto atacante fue identificado como Omar Amín Abú Laila, natural de la aldea de Az Zawiya y aparentemente sin vínculos políticos con organizaciones palestinas ni antecedentes de violencia.

Desde el domingo, el Ejército activó una operación de búsqueda en Cisjordania e inspeccionó la casa familiar del sospechoso para valorar la posibilidad de su demolición, como hace habitualmente con los autores de ataques.