EFE(actualiza cifra de muertos y agrega nuevos ataques del EI) Beirut

Al menos 18 efectivos de las fuerzas gubernamentales sirias, entre los que hay extranjeros, y quince miembros del grupo terrorista Estado Islámico (EI) murieron hoy en una ofensiva de los radicales en el noreste de Siria, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Los yihadistas han lanzado un ataque a lo largo de 32 kilómetros contra posiciones de las tropas leales al presidente sirio, Bachar al Asad, entre las localidades de Al Mayadín y Al Salhiya, en el este de la provincia nororiental de Deir al Zur.

Los extremistas han llevado a cabo ataques en diversos puntos con atentados perpetrados por suicidas con cinturones de explosivos y con coches bomba, así como asaltos armados contra sus adversarios.

Posteriormente, se han desencadenado intensos combates entre los radicales y las fuerzas gubernamentales en varias zonas, que están acompañados del sobrevuelo de aviones y disparos de artillería por parte de los efectivos fieles al Gobierno de Damasco.

La agencia de noticias Amaq, vinculada al EI, informó de que combatientes de la organización yihadista "iniciaron un amplio ataque al norte y al oeste de la ciudad de Al Bukamal", en Deir al Zur.

En el pasado, Deir al Zur fue uno de los feudos más importantes del EI en Siria junto a la provincia de Al Raqa, pero los extremistas han perdido en los últimos meses la mayor parte de su dominios en la región tras retroceder frente a las milicias kurdas y sus aliados y tropas gubernamentales sirias.

Mientras, en el noroeste de Siria, los radicales arrebataron hoy a las fuerzas pro Al Asad el control de dos pueblos en el sur de la provincia de Alepo, con lo que se aproximan a la única carretera que une esta región con el sur y el centro del país.

El Observatorio agregó que hay también enfrentamientos entre ambas partes en el este de la vecina provincia de Idleb, en la zona de Sinyar.

La fuente subrayó que al menos doce efectivos gubernamentales han perdido la vida en los choques en Idleb y Alepo, donde el EI ha sufrido un número indeterminado de bajas.

Desde octubre, el EI ha resurgido en áreas de las provincias de Hama, Idleb y Alepo de las que había sido expulsado a lo largo de 2017, donde actualmente controla 82 pueblos.