EFEBagdad

Al menos 37 yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) y 27 miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes y combatientes de milicias gubernamentales murieron hoy en enfrentamientos, ataques y bombardeos registrados en la provincia iraquí de Al Anbar, informaron fuentes de seguridad.

Según estas fuentes, 22 extremistas murieron en una ofensiva del Ejército iraquí en la zona de Al Sufiya, en el este de la ciudad de Ramadi, que contó con el apoyo de la aviación iraquí y de la coalición internacional encabezada por Estados Unidos.

La fuente agregó que en los combates, que permitieron a las fuerzas regulares lograr varios avances sobre el terreno, perecieron ocho militares y cinco resultaron heridos.

Otros nueve miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes perdieron la vida y doce resultaron heridos en un ataque con un coche bomba conducido por un suicida cerca de un edificio gubernamental, en el centro de Ramadi.

Ramadi, capital de la provincia de Al Anbar, fue recuperada por las fuerzas iraquíes el 28 de diciembre, aunque todavía quedan en su interior algunos focos yihadistas.

Asimismo, diez personas, entre soldados, agentes de las fuerzas antiterroristas y milicianos gubernamentales perecieron y seis resultaron heridos al explotar un edificio cargado de explosivos en el distrito de Al Malab, en el sur de Ramadi, según las mismas fuentes.

Un total de 15 combatientes del EI murieron y tres de sus vehículos fueron destruidos en un bombardeo aéreos lanzados por aviones de la coalición en la zona de Al Mudayiq, en el este de Ramadi.

Por otra parte, una fuente de la Policía de la provincia de Saladino indicó que aviones del Ejército iraquí mataron por error en esa provincia a nueve miembros de las milicias chiíes Yund al Imam, integradas en las fuerzas gubernamentales Multitud Popular.

Según la fuente, los aparatos bombardearon una posición de los milicianos en el pueblo de Al Salam, situado a 30 kilómetros al norte de Tikrit, capital de Saladino.

En el bombardeo, sobre el que no ha habido confirmación oficial, otros trece milicianos de Yund al Imam resultaron heridos.