EFEBeirut

Al menos siete civiles murieron hoy y veinticinco resultaron heridos por la intensificación de los ataques aéreos y de artillería de las fuerzas de Turquía contra la ciudad de Afrín, en la región homónima del norte de Siria y objetivo de una ofensiva turca, según el Observatorio Sirio de Derechos Humano.

La fuente no descartó que el número de fallecidos aumente porque hay heridos graves.

Actualmente quedan en la ciudad de Afrín y pueblos de los alrededores unas 700.000 personas, indicó el Observatorio.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, declaró hoy que espera que el Ejército turco tome en las próximas horas la población de Afrín, en poder de la milicia kurdosiria Unidades de Protección del Pueblo (YPG, en sus siglas en kurdo).

Ayer, las fuerzas turcas lograron imponer un cerco en torno a esta localidad.

El Observatorio destacó que desde hace una semana las telecomunicaciones, el agua y la electricidad están cortadas en la zona.

Turquía y facciones rebeldes sirias aliadas de Ankara iniciaron el 20 de enero una ofensiva contra la región de Afrín, que estaba dominada por las YPG, las cuales han perdido terreno desde el comienzo de la operación turca.

El Gobierno turco considera terroristas a las YPG por sus vínculos con la guerrilla kurda presente en su territorio, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Actualmente, los combates del Ejército turco y sus aliados se concentran en las cercanías de la localidad de Afrín y en la zona de Yindiris, en el suroeste de la región homónima.

De acuerdo al recuento del Observatorio, al menos 222 civiles han perdido la vida, entre ellos 33 menores y 26 mujeres, desde el lanzamiento de la ofensiva turca en esa área.