EFEJerusalén

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, recibió hoy en Jerusalén al príncipe Guillermo, el primer miembro de la casa real británica que hace una visita oficial a Israel desde que terminó el mandato británico sobre Palestina y se fundó el Estado, en 1948.

El Duque de Cambridge visitó esta mañana el Museo del Holocausto (Yad Vashem), donde vio la exposición permanente y encabezó una ceremonia en la que encendió una antorcha y entregó un ramo de flores en la Cripta del Recuerdo en memoria de los seis millones de judíos exterminados por el nazismo.

Durante el recorrido, el príncipe, que se mostró conmocionado ante la exhibición de zapatos de judíos fallecidos, dijo que era "terrorífico" y que trataba de "comprender la magnitud" de lo ocurrido.

También se encontró con dos supervivientes del Holocausto que de pequeños pudieron huir de Alemania y refugiarse en Reino Unido, donde fueron acogidos por familias británicas.

Uno de ellos, Henry Foner, de 86 años y actualmente residente en Jerusalén, le expresó su gratitud por la acogida de su país como refugiado y, ante un grupo de periodistas, entre ellos Efe, dijo estar "muy emocionado y agradecido".

El nieto de la reina de Inglaterra, segundo en la línea de sucesión al trono, escribió en el libro de visitas que el Holocausto es una historia "de oscuridad y desesperación, que cuestiona a la Humanidad en si misma", y pidió que nunca lo olvidemos, informó el digital Times of Israel.

También recordó a su bisabuela, la princesa Alicia de Battenberg, reconocida por el Yad Vashem como Justa entre las Naciones por ayudar a salvar a una familia judía en Grecia.

Tras la visita, Guillermo fue recibido por Netanyahu y su mujer, Sara, en su residencia oficial.

Esta tarde, se reunirá con el presidente israelí, Reuvén Rivlin, y luego se desplazará hasta Yafa, a orillas del Mediterráneo, para asistir a un partido de fútbol entre niños árabes y judíos promovido por el Centro Peres para la Paz.

Mañana, Guillermo participará en eventos culturales y sociales en Tel Aviv y luego se dirigirá a la ciudad cisjornada de Ramala para reunirse con el presidente palestino, Mahmud Abás, y mantener allí también encuentros culturales, juveniles y con refugiados palestinos.

El jueves visitará Jerusalén Oriental, incluida la vieja ciudadela amurallada, y acudirá a la Iglesia de Santa María Magdalena, donde rendirá homenaje ante la tumba de su bisabuela Alicia.