EFEPekín

El primer sentenciado por la polémica Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong, Leon Tong Ying-kit, recibió hoy una condena de 9 años de cárcel por los cargos de "incitar a la subversión" y "actos de terrorismo", informó la radiotelevisión hongkonesa RTHK.

La jueza Esther Toh dijo que "el tribunal consideró que el castigo a Tong debería reflejar su culpabilidad y el aborrecimiento de la sociedad a sus acciones, mientras que al mismo tiempo debería lograr el efecto disuasorio necesario", según RTHK.

El 1 de julio de 2020, horas después de que la Ley de Seguridad Nacional hubiera entrado en vigor, Tong fue arrestado por embestir con su moto a un grupo de policías mientras ondeaba una bandera con el eslogan de las protestas antigubernamentales de la segunda mitad de 2019: "Liberad Hong Kong. La Revolución de nuestros días".

Por el cargo de secesión, relativo a la exhibición de la citada bandera, Tong deberá cumplir seis años y medio entre rejas, mientras que por el de terrorismo serán ocho, de los cuales dos y medio los tendrá que cumplir de manera consecutiva a los de la acusación anterior, resultando en nueve años en total.

Tong había sido declarado culpable el pasado día 27 ya que el tribunal consideró que habría "causado un gran daño a la sociedad" y que sus acciones estaban dirigidas a "intimidar al público para lograr objetivos políticos".

La Ley de Seguridad Nacional -diseñada e impuesta por Pekín el pasado año- contempla penas de hasta cadena perpetua para supuestos como "secesión", "terrorismo" o "confabulación con fuerzas extranjeras".

Tong, de 24 años y que rechazó ambos cargos, ha estado bajo custodia desde su arresto y le han sido denegadas todas las peticiones de libertad bajo fianza solicitadas.

El juicio no contó con un jurado, en lo que RTHK consideró "un paso inusual", ya que el Departamento de Justicia de Hong Kong alegó temer por la seguridad personal de los miembros del jurado y sus familias.

Para la organización defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional (AI), la sentencia supone "un martillazo a la libertad de expresión".

"La sentencia de Tong Ying-kit a nueve años confirma que la Ley de Seguridad Nacional no es solo un instrumento para aterrorizar a los críticos del gobierno en Hong Kong. Es un arma que se usará para encarcelarles", opinó hoy la directora para Asia-Pacífico de AI, Yamini Mishra.