EFEBangkok

La Policía de Tailandia ha detenido a nueve personas en las últimas 24 horas en relación con las manifestaciones estudiantiles que piden reformas democráticas y reducir el poder de los militares y la monarquía.

Cuatro personas fueron arrestadas la noche del miércoles y otras cinco más este jueves bajo la acusación de sedición, castigada con hasta siete años de prisión, y de contravenir la prohibición de manifestaciones por la pandemia, entre otros cargos.

Uno de los arrestados, el abogado Arnon Nampa, fue aprehendido este miércoles por pedir una reforma de la monarquía para limitar sus prerrogativas en una protesta el pasado 3 de agosto en la que apareció disfrazado del mago de ficción Harry Potter.

Arnon ya fue arrestado una primera vez a comienzos de este mes por participar en la manifestación antigubernamental el pasado 18 de julio, que supuso el inicio de una ola de movilizaciones que han tenido lugar casi a diario desde entonces sobre todo en las universidades.

El pasado domingo una organización de estudiantes logró reunir a decenas de miles de personas en el centro de Bangkok, en lo que ha sido hasta ahora la mayor de las protestas.

Los agentes también detuvieron hoy a dos músicos de los grupos de hip-hop Rap Against Dictatorship y Eleven Finger por participar también en las protestas iniciadas el pasado julio por universitarios y las que se han unido otros grupos civiles y hasta escolares de Secundaria.

Rap Against Dictatorship publicó hace dos años un rap contra la antigua junta militar y los abusos cometidos por los militares en la historia reciente de Tailandia que se hizo viral en las redes.

Hasta el momento, la Policía ha detenido a once activistas, incluidos varios estudiantes, relacionados con las manifestaciones, que piden la disolución del Parlamento, una nueva Constitución y que cese la persecución de los disidentes.

Los tres primeros detenidos en las últimas dos semanas fueron puestos en libertad bajo fianza con la condición de no participar en más protestas.

"Las repetidas promesas del Gobierno de que iba a escuchar a los disidentes se han demostrado sin sentido mientras aumentan las detenciones de activistas", dijo Brad Adams, director de Human Rights Watch (HRW) para Asia.

"Las autoridades deberían enmendar sus errores y retirar los cargos y liberar a Arnon y a los otros activistas detenidos", agregó Adams.

Los estudiantes reclaman que se limite el poder de los militares, responsables de 13 golpes de Estado desde 1939, y de la monarquía, protegida por una estricta ley de lesa majestad que prevé penas de hasta 15 años de cárcel para quien insulte a la institución.

Las protestas también se dirigen contra el primer ministro, Prayut Chan-ocha, que encabezó el golpe militar de 2014 y que fue elegido jefe del Gobierno en unas elecciones en 2019 que han sido calificadas de poco transparentes.