EFEWashington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, abordaron este lunes en una conversación telefónica las negociaciones sobre el programa nuclear de Irán y la solicitud palestina para unirse a la Corte Penal Internacional (CPI).

Respecto a Irán, Obama recordó a Netanyahu el compromiso de su país con la seguridad de Israel y "la relevancia de continuar cooperando en este asunto", informó el Gobierno de EE.UU. en una nota.

Horas antes, el jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry, dijo en la India que espera "acelerar" las negociaciones sobre el programa nuclear de Irán en el encuentro bilateral del próximo miércoles en Suiza con su homólogo iraní.

El encuentro el miércoles en Ginebra del secretario de Estado estadounidense con el ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, supondrá un anticipo a la próxima ronda en las negociaciones sobre el programa nuclear de Irán.

La nueva ronda de negociación entre Irán y el llamado Grupo 5+1 (EE.UU., Reino Unido, Francia, China y Rusia más Alemania) comenzará el 18 de enero, también en Ginebra.

Aunque Teherán y el G5+1 tenían como fecha límite el 24 de noviembre para lograr un pacto que ponga fin a más de doce años de enfrentamientos y sanciones internacionales contra Irán, se acordó una prórroga de siete meses, hasta el próximo 1 de julio.

Por otra parte, Obama insistió en que Estados Unidos considera que la Autoridad Nacional Palestina "no constituye todavía un Estado" y, por tanto, "no es elegible" para adherirse al Estatuto de Roma", instrumento constitutivo de la CPI.

"Estados Unidos no cree que la solicitud palestina a la CPI sea constructiva y continúa oponiéndose rotundamente a las acciones de cualquiera de las partes que minen la confianza mutua, al tiempo que alienta a ambos lados a reducir la tensión", concluyó la nota.