EFEBangkok

La agrupación Parlamentarios de la ASEAN por los Derechos Humanos (APHR) reclamó este martes que el nuevo gobierno de unidad nacional de Birmania (Myanmar), alternativo a la junta militar, sea invitado a la cumbre especial sobre la situación de este país que tendrá lugar este sábado en Yakarta.

Este grupo de representantes electos de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) realizó este llamamiento hoy en un comunicado después de que se publicara que el general Min Aung Hlaing, líder de la junta militar que perpetró un golpe de Estado el pasado 1 de febrero, ha sido invitado a esta cumbre especial.

"La ASEAN no puede debatir adecuadamente la situación en Birmania sin escuchar ni hablar con el gobierno de unidad nacional. Si el propósito de ASEAN es realmente reforzar la democracia, como se establece en su carta, deben darles un lugar en la mesa. Después de todo, son la encarnación de la democracia en Birmania", dijo Charles Santiago, presidente de la APHR.

Además, este miembro del Parlamento de Malasia agregó que "la invitación a Min Aung Hlaing debe ser manejada con extrema precaución y la ASEAN debe dejar muy claro que no está allí como representante del pueblo de Birmania, que rechazó por completo a su junta salvaje".

La APHR también reclamó la presencia en la reunión de la enviada especial de la ONU para Birmania, Christine Schraner Burgener, quien tras salir el viernes de su semana de cuarentena en Bangkok trata de mediar en la crisis.

El pasado viernes, parlamentarios electos, activistas y líderes de las minorías étnicas de Birmania formaron un "Ejecutivo civil" de unidad nacional, tras lo que pidieron a la comunidad internacional ser reconocidos como los representantes legítimos del pueblo birmano.

SANCIONES DE LA UE

La UE, Estados Unidos, Reino Unido y Canadá, entre otros, han criticado duramente a los militares birmanos y han aprobado sanciones contra ellos y sus conglomerados económicos.

Las últimas fueron las anunciadas este lunes por los ministros de Asuntos Exteriores de la UE contra diez civiles cercanos a la junta militar responsable del golpe de Estado en Birmania y contra otras dos empresas.

Entre los diez individuos sancionados figura el ministro de Información, Chit Naing, mientras que las dos compañías controladas por el Ejército son Myanmar Economic Holdings Public Company Limited (MEHL) y Myanmar Economic Corporation Limited (MEC).

Las personas sancionadas son responsables de "menoscabar la democracia y el Estado de Derecho en Myanmar" y de "decisiones represivas y violaciones graves de derechos humanos", especificó en un comunicado el Consejo de la UE, que reúne a los países.

Los militares justifican el golpe de Estado por un supuesto fraude en las elecciones del pasado noviembre, en las que ganó con mucha ventaja el partido de la líder depuesta Aung San Suu Kyi, como ya hizo en 2015, con el aval de los observadores internacionales.