EFEMoscú

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha aceptado la propuesta de Berlín de enviar especialistas alemanes y franceses al estrecho de Kerch para comprobar que Moscú garantiza la libre navegación entre los mares Negro y Azov, anunció hoy el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

La canciller alemana, Angela "Merkel propuso al presidente Putin permitir que especialistas alemanes viajaran a la zona del estrecho de Kerch y observaran como se realiza el tránsito...Y el presidente aceptó", dijo Lavrov en rueda de prensa conjunta con su homólogo alemán, Heiko Maas.

Lavrov agregó que poco después Merkel pidió a Putin que permitiera también que los expertos franceses se sumaran a dicha misión y éste último también dio su visto bueno.

"Pero ha pasado ya más de un mes y no hemos visto ninguna llegada", señaló el ministro ruso.

Y explicó que dicha visita de inspección se puede realizar en "cualquier momento", pero si la propuesta alemana exige el consenso de la parte ucraniana, como matizó hoy Maas, el proceso puede estancarse, como ya ocurre con las consultas sobre Ucraniana del Formato de Normandía (Rusia, Ucrania, Alemania y Francia).

En todo caso, el jefe de la diplomacia rusa recordó que dicho tránsito debe incluir el respeto a unas normas de seguridad en el puente de Crimea, tendido en mayo de 2018, que une la península con la Rusia continental.

Por su parte, Maas explicó que Berlín y París quieren verificar que el libre tránsito a través del estrecho de Kerch está garantizado, aunque Kiev no ha denunciado en las últimas semanas trabas a la navegación.

"Creo que este puede ser un asunto a tratar en las próximas semanas. Hoy no hemos acordado nada al respecto, pero estamos abiertos a continuar el diálogo para jugar algún papel y asumir alguna clase de función", dijo.

El pasado 25 de noviembre tres buques ucranianos fueron apresados por guardacostas rusos por violar las aguas territoriales cerca de la península de Crimea, tras lo que Kiev acusó a Moscú de "agresión" y declaró el estado de excepción en diez regiones del país.

En medio de una condena internacional unánime , Putin defendió el uso de la fuerza contra los barcos -los guardacostas rusos abrieron fuego- y sus 24 tripulantes, que han sido encerrados en prisión preventiva hasta abril próximo.

Ucrania acusa al Kremlin de restringir el tránsito para convertir el Azov, mar interior compartido por rusos y ucranianos, en una zona bajo control ruso, mientras Moscú asegura que simplemente quiere garantizar la seguridad del puente de Crimea.