El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha subido su apuesta en la crisis en torno a Ucrania con la amenaza de enviar tropas a las recién reconocidas autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, cuyos líderes coincidieron hoy en calificar de "crítica" la situación en el este del país.

"En este momento aquí no hay tropas rusas. Pero en caso de una agresión de Ucrania esto es posible. Los documentos que firmamos nos permiten solicitar esa ayuda", dijo hoy en una rueda de prensa Denis Pushilin, el líder de los prorrusos de Donetsk, citado por la agencia Interfax.

Este martes, el Consejo de la Federación (Senado) de Rusia dio carta blanca a Putin para intervenir abiertamente en el conflicto en el este de Ucrania al autorizarle el empleo de las fuerzas armadas fuera de las fronteras de Rusia.

LAS FRONTERAS, POSIBLE DETONANTE DE LA GUERRA

El jefe del Kremlin precisó que el reconocimiento de las independencias de las autoproclamadas repúblicas separatistas incluye el de sus constituciones y de sus fronteras contenidas en estas, que son las de las regiones de Donetsk y Lugansk, la mayor parte de las cuales se encuentra bajo en control de Kiev.

"La situación es tal que la ampliación de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk hasta sus fronteras históricas puede resolverse por sí misma, pero preferiríamos que fuera por medio pacíficos", señaló Pushilin.

El dirigente prorruso aseguro que de momento la autoproclamada república popular de Donetsk no se plantea esa tarea.

"Aún no estamos en esa etapa. Estamos en una etapa en la que las tropas del adversario se encuentran en la línea de contacto y en cualquier momento pueden pasar a la ofensiva. Todavía no hemos resuelto esto", explicó.

VIOLACIONES DEL ALTO EL FUEGO

Tanto los prorrusos de Donetsk como los de Lugansk denunciaron hoy una intensificación de los ataques contra las localidades que controlan.

Según Pushilin, por primera vez en mucho tiempo la ciudad de Donetsk fue atacada con cohetes GRAD.

"Por lo visto es la reacción al reconocimiento de nuestra independencia", comentó.

A su vez, representantes de los prorrusos de Lugansk acusaron al Ejército ucraniano de atacar 12 localidades con artillería.

Las autoridades de Kiev no fueron menos y responsabilizaron a los separatistas de las violaciones del alto el fuego, que han aumentado considerablemente en los últimos días.

RUSIA EVACÚA SU PERSONAL DIPLOMÁTICO DE UCRANIA

A las tensiones en las líneas de separación de fuerzas se añadieron preocupantes señales en el ámbito diplomático entre Moscú y Kiev.

Rusia comenzó hoy la evacuación del personal de todas sus representaciones diplomáticas en Ucrania, decisión que argumentó con la necesidad de garantizar su seguridad.

El comienzo de la evacuación de los diplomáticos rusos se produjo poco después de que hoy mismo el Ministerio de Asunto Exteriores de Ucrania urgiera a sus ciudadanos a abandonar el territorio de Rusia.

Kiev considera que en la circunstancia actual de tensiones militares con Rusia su capacidad de prestar asistencia consular en ese país a los ucranianos puede quedar limitada.

MOSCÚ ADVIERTE QUE RESPONDERÁ CON DUREZA A LAS SANCIONES

El reconocimiento ruso de las independencias de las entidades prorrusas del este de Ucrania ha suscitado un chaparrón de condenas y nuevas sanciones económicas contra Moscú, algunas de gran impacto, como las que afectan al sistema financiero ruso o la suspensión de la certificación de gasoducto Nord Stream 2.

El Ministerio ruso de Finanzas afirmó hoy que vigila de cerca la situación en los mercados después de las sanciones impuestas por EEUU a transacciones con bonos soberanos de Rusia, y que, en caso necesario, tomará las medidas necesarias junto al Banco Central para mantener la estabilidad financiera.

La diplomacia rusa a su vez advirtió especialmente a la Casa Blanca, a la que acusó de intentar contener el desarrollo de Rusia, de que las sanciones tendrán una "respuesta fuerte, no necesariamente simétrica, pero calculada y sensible para la parte estadounidense", según una declaración de la diplomacia rusa.

Al mismo tiempo, el Ministerio de Exteriores señaló que Rusia está abierta al diálogo siempre que este se base en los principios del respeto y la igualdad.

Pese a las sanciones occidentales, la decisión de Putin de reconocer la independencia de Donetsk y Lugansk no ha mermado el apoyo de la población a esta medida.

Según una encuesta elaborado por el VTsIOM, un centro de estudios demoscópicos dependiente del Gobierno ruso, el 73 % de los rusos respaldan la decisión de Putin de reconocer las independencias de los prorrusos y solo el 16 % no la apoyan.

PUTIN DICE QUE RUSIA NO TUVO OTRA OPCIÓN

El mandatario ruso justificó hoy su decisión ante su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan.

En una llamada telefónica, Putin le dijo que el reconocimiento de la independencia de Donetsk y Lugansk fue una "necesidad objetiva".

Insistió en que fue una decisión motivada por la "agresión ucraniana" y el incumplimiento por Kiev de los acuerdos para el arreglo del conflicto en el Donbás.

Además, el mandatario ruso se quejó de que Estado Unidos y la OTAN hacen caso omiso de las "preocupaciones y las legítimas demandas" de Moscú en materia de garantías de seguridad, ya que Rusia exige que la OTAN no se amplíe más al este y no incorpore así a Ucrania en su seno. EFE

bsi/cae/si

(foto) (audio)