EFEManagua

Los últimos resultados preliminares de las elecciones de Nicaragua, emitidos por el Consejo Supremo Electoral (CSE), otorgaron este lunes 75 de 90 escaños en la Asamblea Nacional (Parlamento) al oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

El número de escaños fue anunciado por la presidenta del CSE, Brenda Rocha, con el 93,6 % de las actas electorales computadas, y una participación del 65,23 %, un día después de las elecciones generales.

Previamente Rocha había confirmado la reelección de Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo, en los cargos de presidente y vicepresidenta de Nicaragua, respectivamente.

En el caso de los diputados nacionales, el FSLN obtuvo 15 de 20. De los escaños restantes, el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) obtuvo dos, mientras que la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), Alianza por la República (APRE) y Partido Liberal Independiente (PLI), lograron uno cada uno.

El FSLN también se quedó con 60 de las 70 sillas de diputados departamentales, el PLC con siete, ALN con uno, el Camino Cristiano Nicaragüense con uno, lo mismo que el partido indígena Yatama (“hijos de la madre tierra”, en lengua miskita).

De las 20 plazas para diputados ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen), el FSLN obtuvo 15, el PLC dos, ALN uno, APRE uno, y PLI uno.

"PRIMERAS ELECCIONES SOBERANAS"

“Recibimos con inmenso, infinito agradecimiento y compromiso, respeto, agradecimiento, compromiso y responsabilidad de continuar todos juntos, cultivando estas victorias”, dijo Murillo, luego de conocer los resultados del CSE.

La vicepresidenta de Nicaragua también se refirió, aunque sin hacer mención, a la reacción de la comunidad internacional, que no aceptó la legitimidad de las elecciones, cuestionadas por el arresto previo de siete aspirantes a la Presidencia por la oposición, la eliminación de tres partidos opositores, la derogación de la observación, y el establecimiento de leyes restrictivas.

“En un mundo donde hay tanta mentira, tanta calumnia, tanto afán de denigrar, de desvirtuar, tanto afán de humillar la luz, la vida y la verdad, la palabra sagrada de Cristo Jesús es la que prevalece en el tiempo, en la historia”, afirmó Murillo.

La primera dama definió los comicios, que no aceptaron observadores internacionales, como las “primeras elecciones soberanas en la historia de Nicaragua”.

Según los datos del CSE, más de 4,4 millones de nicaragüenses estaban citados para ir a las urnas, de los cuales participaron más de 2,8 millones.

El observatorio multidisciplinario Urnas Abiertas afirmó este lunes que la abstención había alcanzado el 81,5 %, lo que equivale a una participación de menos de 900.000 personas aptas para votar.

Murillo, por su parte, insistió en que el voto había sido masivo. “Eso lo pudo ver todo el mundo, lo pudimos ver todos los que salimos, todos los que fuimos a votar”, dijo.

Con estos resultados, el FSLN, de la mano de Ortega, extenderá en cinco años su dominio en todos los Poderes del Estado.