EFEBucarest

Más de 18 millones de rumanos están llamados a la urnas este domingo para elegir alcaldes, concejales y consejos provinciales en unos comicios, dominados por la pugna por la alcaldía de la capital, Bucarest, que marcarán el camino a las elecciones legislativas del 6 de diciembre.

El gobernante Partido Nacional Liberal (PNL), parte del Partido Popular Europeo (PPE) en el Parlamento de Bruselas, espera extender su base de poder municipal con una victoria de sus candidatos en Bucarest y Constanza, dos grandes ciudades rumanas que ahora están en manos del Partido Social Demócrata (PSD).

En la capital, el PNL se ha aliado con la alianza reformista USR PLUS (parte del grupo centrista-liberal Renew Europe! en el Parlamento Europeo) para apoyar en la pugna por la alcaldía al matemático y antiguo activista cívico Nicusor Dan, que es también diputado de USR PLUS en el Parlamento rumano.

Enfrente tendrá a la actual alcaldesa, la socialdemócrata Gabriela Firea, que en 2016 se convirtió en la primera mujer en ser elegida regidora de la capital rumana y que aspira a la reelección.

Las encuestas sitúan a Dan -que promete reducir la congestión del tráfico y la contaminación y crear un clima más propicio para empresarios y profesionales- ligeramente por delante de su contrincante, que ha centrado su campaña en las ayudas sociales que el ayuntamiento ha ofrecido a los bucarestinos en las últimas semanas.

En la ciudad portuaria de Constanza, el PNL busca desbancar al actual alcalde, el socialdemócrata Decebal Fagadau, con la candidatura de Vergil Chitac, un exoficial de la Marina y senador, recuperado de una infección grave con COVID-19 en marzo.

Si las encuestas no se equivocan, Chitac se proclamará alcalde el domingo, poniendo así fin a 16 años de hegemonía socialdemócrata en esta ciudad del Mar Negro.

El cambio también parece posible en Timisoara, en el oeste de Rumanía, donde el actual alcalde Nicolae Robu, del PNL, busca la reelección ante el ciudadano alemán Dominic Fritz, en las filas de USR PLUS, que se convertiría, de ser elegido, en el primer extranjero en llegar a la alcaldía de una ciudad rumana.

No se esperan sorpresas en las otras dos grandes ciudades rumanas. En la transilvana Cluj, el exprimer ministro y actual alcalde Emil Boc, del PNL, es el favorito indiscutible. En Iasi, situada en el noreste de Rumanía, el actual alcalde, Mihai Chirica, espera volver a ganar las elecciones sin apuros, esta vez desde las filas del PNL después de que abandonara el PSD con el que se presentó a los pasados comicios.

Otra de las ciudades de referencia es Craiova, en el suroeste de Rumanía, donde la actual alcaldesa, Lia Olguta Vasilescu, del PSD, será reelegida sin problemas si se cumplen los pronósticos.