EFEMoscú

Rusia advirtió este miércoles de que no se quedará de "brazos cruzados ante las acciones de Occidente", en una semana clave para evitar una mayor escalada en la tensión por Ucrania en la que Moscú espera una respuesta "constructiva" a sus propuestas para crear un nuevo modelo de seguridad en Europa.

"No nos quedaremos de brazos cruzados", subrayó el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en una intervención en la Duma del Estado, la Camára baja del Parlamento ruso.

LA RESPUESTA A MOSCÚ, CLAVE PARA FUTURO DE LA CRISIS

Lavrov aseguró que Moscú no dudará en tomar "medidas de respuesta" si Occidente trata de evitar una respuesta concreta a las demandas rusas a través de "discusiones interminables".

"Si no hay una respuesta constructiva, y Occidente continúa su 'curso agresivo', tal y como dijo el presidente (Vladímir Putin), tomaremos las respectivas medidas de respuesta", agregó, sin revelar cuáles.

Putin dijo previamente que Rusia tomaría las medidas "técnico-militares necesarias" en caso de una negativa de Occidente para abordar la seguridad en Europa con énfasis en las demandas rusas sobre la no ampliación de la OTAN hacia sus fronteras.

El ministro de Exteriores ruso precisó este miércoles que ahora "todo depende del contenido de la repuesta, que se espera esta semana".

"Vamos a preparar, junto con nuestros colegas de otros departamentos, unas propuestas para el presidente acerca de los futuros pasos a tomar", explicó Lavrov.

SI EEUU PIDE NO PUBLICAR LA RESPUESTA, RUSIA NO LO HARÁ

Ante una posible petición de Washington de no hacer pública la respuesta a las demandas rusas, Lavrov señaló que si Moscú recibe esa solicitud, la va a respetar.

A la vez, agregó que "la esencia" y el "contenido de la reacción" de EEUU a las propuestas rusas se dará a conocer de otras formas para que la sociedad rusa y la de otros países "esté informada".

"Estoy convencido de que lo podremos hacer", aseveró.

El Departamento de Estado de EEUU afirmó este martes que "no habrá sorpresas" en la respuesta a las garantías de seguridad exigidas por Moscú, que será enviada esta semana y está siendo coordinada con la OTAN, Kiev y los socios europeos.

"No solo les hemos informado de lo que habrá en esa respuesta, sino que hemos pedido explícitamente sus comentarios e incorporado esos comentarios. Así que no habrá sorpresas para la OTAN. No habrá sorpresas para los socios europeos. No habrá sorpresas para Ucrania", dijo el portavoz de Exteriores de EEUU, Ned Price.

OCCIDENTE INSTIGA A KIEV A COMETER PROVOCACIONES, DICE MOSCÚ

Según Lavrov, Occidente instiga a Ucrania a cometer provocaciones contra Rusia en un intento de contener a Moscú.

"En los últimos tiempos, EEUU y sus aliados europeos, que olvidaron completamente la cultura de la diplomacia, han duplicado sus esfuerzos para la contención de Moscú", denunció.

En este sentido, agregó, "basta ver la realización de maniobras cada vez más provocadoras junto a nuestras fronteras, la atracción a la órbita de la OTAN del régimen de Kiev, los suministros de armas, y cómo lo incitan a efectuar provocaciones directas contra la Federación de Rusia".

DIÁLOGO, SIN CUMPLIMIENTO DE RECLAMOS CLAVE

Según Dmitri Súslov, experto del Centro de Estudios Internacionales y Europeos de Rusia, EEUU optará por el mantener el diálogo con Rusia sin cumplir sus exigencias clave, como la no extensión de la Alianza Atlántica y el cese de sus actividades en el espacio postsoviético.

"Estados Unidos está interesado en el diálogo (con Rusia), está interesado en evitar una mayor escalada en Europa", dijo Suslov a Efe.

A la vez, en lo que respecta al contenido de la respuesta a Moscú, opinó que "EEUU tratará de dirigir sus esfuerzos diplomáticos hacia temas de control de armamento y la implementación de los acuerdos de Minsk" sobre el arreglo en el este de Ucrania.

"En lugar de renunciar a la política de ampliación de la OTAN, tratarán de comenzar con Rusia unas negociaciones activas sobre misiles de corto y mediano alcance, reglas para las maniobras militares, mecanismos para evitar situaciones de conflicto entre Rusia y la Alianza, control de armamento convencional en Europa y también ofrecerán un diálogo sobre la implementación de los acuerdos de Minsk en su versión actual y sin revisión", pronosticó el analista.

Según él, Washington espera que ese cambio de agenda de las negociaciones permita evitar una escalada sin tener que hacer concesiones a Rusia acerca de asuntos clave.

"Creo que Rusia no lo aceptará y seguirá con sus esfuerzos para no permitir la ampliación de la OTAN, manteniendo la presión militar (en la frontera con Ucrania), pero sin cruzar líneas rojas", concluyó.