EFEMoscú/Kiev

Las tropas rusas atacan la región oriental de Donetsk desde cuatro direcciones, el oeste, norte, sur y suroeste, para tratar de avanzar hacia los dos bastiones de Kiev más importantes en esta provincia del Donbás: Sloviansk y Kramatorsk, aunque el Ejército ucraniano les frena en algunos frentes.

"Contenemos al enemigo en la frontera de la región de Lugansk y la de Donetsk: los ocupantes sufren pérdidas importantes", indicó hoy el gobernador de la primera provincia, Serhiy Gaidai.

Aseguró que la víspera los rusos querían avanzar hacia Donetsk para cortar la carretera que une Bajmut con la ocupada Lisichansk y que pasa cerca de la localidad fronteriza de Bilohorivka, pero "la presión de nuestros combatientes les obligó a retirarse".

FRENO O PROGRESO: DOS VERSIONES

"Todos los días, los rusos reciben una orden de avanzar más, pero no siempre la cumplen, porque las pérdidas de personal son muy importantes", afirmó, sin proporcionar cifras.

Por contra, el Estado Mayor de Defensa Territorial de la autoproclamada república de Donetsk aseguró en su canal de Telegram que las tropas prorrusas de la región junto a las de Lugansk "han liberado 241 localidades" en Donetsk hasta el día de hoy, incluida Spirne.

Esta localidad se encuentra cerca de Siversk, justo al otro lado de la frontera con Lugansk y una de las cuatro direcciones hacia la cual empujan los ejércitos ruso y prorruso.

UNA CIUDAD TRAMPOLÍN CLAVE

Siversk se encuentra unos 40 kilómetros al oeste de Sloviansk y unos 55 de Kramatorsk, y por ello es una ciudad estratégica.

Según el asistente del ministro del Interior de la autoproclamada república de Lugansk, Vitali Kiselev, las tropas prorrusas están atacando Siversk desde dos direcciones a la vez y tomarla les permitiría desarrollar una ofensiva hacia Sloviansk y Kramatorsk.

Esta ciudad sirvió supuestamente a las tropas ucranianas como punto de retirada de Severodonetsk y Lisichansk antes de que las tropas rusas las tomaran en mayo y julio, respectivamente.

La inteligencia británica afirmó hoy que las tropas rusas de las agrupaciones Este y Oeste probablemente se encuentran unos 16 kilómetros al norte de Sloviansk.

Habrían avanzado otros 5 kilómetros a lo largo de la carretera E40 desde Izium, al norte y en la región vecina de Járkov.

"Estando la ciudad también bajo amenaza de las agrupaciones Centro y Sur, hay una posibilidad realista de que la batalla por Sloviansk sea la próxima contienda clave en la lucha por el Donbás", señaló.

El alcalde de Sloviansk, Vadym Lyakh, dijo hoy no obstante en el centro de prensa de Ucrania que los rusos no están avanzando hacia Sloviansk porque la ciudad, al igual que Kramatorsk, está bien fortificada tras ocho años de conflicto armado entre el Ejército ucraniano y a los separatistas prorrusos de Donetsk y Lugansk.

Destacó que además existe un obstáculo natural, el río Siverski Donets, que el Ejército ruso no ha logrado cruzar durante un mes.

Pero justo por la incapacidad de avanzar, siempre según Kiev, las fuerzas rusas bombardean "áreas residenciales e infraestructuras de la ciudad".

"La ciudad ha sido atacada con bombas de racimo durante las últimas dos semanas y hay muchos heridos. Hay muertos. Un total de 17 personas han muerto y 67 resultado heridas en Sloviansk desde el comienzo de las hostilidades", sostuvo el alcalde.

LLAMAMIENTOS A EVACUAR

En la urbe, que contaba con más de 100.000 habitantes antes del estallido de la guerra en febrero, quedan unos 23.000 ciudadanos.

"Es posible salir de manera segura. La evacuación es posible en tres direcciones: Leópolis, Dnipró y Rivne", dijo.

A si vez, en la dirección de Kramatorsk los soldados ucranianos "infligieron pérdidas significativas al enemigo durante su intento de ofensiva" en tres localidades y "se fue", según el parte bélico del Estado Mayor General de Ucrania.

Más al sur, hoy los misiles rusos cayeron sobre Toretsk, donde alcanzaron dos casas, indicó en su cuenta de Telegram el gobernador de Donetsk, Pavlo Kyrylenko, quien explicó que hay al menos tres personas debajo de los escombros.

"Rusia ha convertido toda la región de Donetsk en un punto crítico, donde es peligroso seguir siendo civil", recalcó. "Pido a todos que se marchen. ¡La evacuación salva vidas!", enfatizó.

La empresa estatal de trenes, Ukrzaliznytsia, está aumentando el número de trenes desde Pokrovsk para la evacuación debido a la intensificación de las hostilidades y el mayor flujo de pasajeros que quieren abandonar Donetsk, según la agencia Ukrinform.

Kyrylenko explicó que, desde el comienzo de la invasión rusa, los bombardeos en la región han causado la muerte de 570 civiles y herido a otros 1.494, sin tener en cuenta las víctimas en Mariúpol -cuyo alcalde las estima en unos 20.000- y Volnovaja, que quedó prácticamente destruida.

Sólo la víspera, añadió, el Ejército ruso mató a 5 civiles en la región: 2 en Avdiivka, 1 en Sloviansk, 1 en Krasnogórivka y 1 en Kurajovo. Otras 21 personas resultaron heridas, dijo.

El alcalde de la ocupada Mariúpol fiel a Kiev, Vadym Boychenko, calculó hoy el coste de la reconstrucción de la ciudad, símbolo de la resistencia ucraniana en esta guerra, en más de 14.000 millones de dólares, un proceso que llevará entre 7 y 10 años.

Según dijo en Telegram, 1.356 edificios fueron destruidos o dañados en la ciudad debido a la guerra y el 40 % de las casas particulares también fueron bombardeadas.