EFEMoscú

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia anunció este domingo la expulsión de 20 diplomáticos checos como represalia por la expulsión de 18 empleados de su embajada en el país centroeuropeo, identificados por Praga como espías y acusados de sabotaje.

"Veinte empleados de la embajada de la República Checa en Moscú son declarados personas no gratas y deben abandonar el territorio de nuestro país", dice un comunicado publicado en la web de la Cancillería.

La nota precisa que los trabajadores de la misión diplomática checa tienen poco más de 24 horas para salir de Rusia y deben hacerlo "antes de que termine el día del 19 de abril".

La decisión fue comunicada al embajador checo en Moscú, Vitezlav Pivonka, quien fue citado hoy en el ministerio ruso, agrega el comunicado.

Horas antes, Moscú expresó su enérgica protesta a Praga por la expulsión de los diplomáticos rusos, relacionados según las autoridades checas con dos explosiones en un depósito de armas en 2014, donde se hallaban municiones destinadas para Ucrania.

"Tomaremos medidas de respuesta para que los autores de esa provocación cobren conciencia de su responsabilidad" en el deterioro de las relaciones bilaterales, adelantó el ministerio de Exteriores ruso, que también calificó de "absurdas" las acusaciones contra Moscú.