EFEMoscú

Las autoridades penitenciarias rusas comenzaron a suministrar suero al líder opositor, Alexéi Navalni, que cumplió hoy tres semanas de huelga de hambre en prisión y cuya vida corre peligro, según sus seguidores y potencias occidentales.

"No voy a mentir, el fin de semana lo pasé mal", escribió hoy Navalni en su cuenta de Instagram.

Navalni, que se caracterizó como "un esqueleto en la celda", ha sido trasladado al hospital de una cárcel cercana entre el temor de que se cumplan los peores augurios de algunos médicos independientes sobre la salud del enemigo del Kremlin.

SUERO EN VENA

Su abogado, Vadim Kobzev, pudo visitarle hoy en el hospital penitenciario e informó de que el domingo fue ingresado en la cárcel Número 3 de la región de Vladímir, donde "le pusieron suero".

"El lunes por la tarde tres enfermeras intentaron en seis ocasiones administrarle otra vez suero, pero no pudieron encontrar la vena. A eso se reduce el tratamiento de los servicios penitenciarios", ironizó.

El lunes el Servicio Federal Penitenciario explicó que sometería a Navalni a una terapia vitamínica.

Kobzev precisó que Navalni "se encuentra en una celda individual del hospital para tuberculosos de una prisión de máxima seguridad".

"Me reí cuando leí comentarios de unas eminencias de la medicina sobre que con ese nivel de potasio yo debo estar en cuidados intensivos o en la tumba. Pero no, conmigo no acabas tan fácilmente. Después del Novichok (sustancia química con la que fue envenenado en 2020) el potasio ya no me da miedo", dijo Navalni.

El propio opositor reconoció en Instagram que el traslado de una prisión a otra fue muy arduo, ya que incluye dos escrupulosos registros y un desagradable travesía en un "caja de hierro", en alusión al furgón presidiario.

Y agradeció el apoyo nacional e internacional, que incluye la convocatoria de una protesta nacional, demandas occidentales de liberación y la solidaridad de más de un centenar de personas que se han sumado a su huelga de hambre.

"No hay mejor arma contra la justicia y la arbitrariedad", dijo.

Los funcionarios de prisiones volvieron a impedir el martes que su doctora personal, Anastasía Vasílieva, y varios médicos más examinaran a Navalni en la cárcel.

PROTESTA Y DISCURSO DE PUTIN

Ante el deterioro de la salud de Navalni, sus aliados decidieron convocar una protesta para mañana, miércoles, en más de un centenar de ciudades rusas similares a las que estallaron tras la detención del opositor a su regreso de Alemania a mediados de enero y que acabaron con más de 10.000 detenidos en todo el país.

En esta ocasión, la jornada de protestas coincide, además, con el discurso sobre el estado de la nación del presidente, Vladímir Putin, en el palacio de congresos del Manezh, frente a las murallas del Kremlin, adonde acudirán diputados, senadores y jefes regionales.

Ese fue, precisamente, el lugar elegido por la oposición para solicitar autorización para una protesta con participación de hasta 100.000 personas.

Por ese motivo, el Ayuntamiento rechazó hoy la solicitud opositora con el argumento de que fue interpuesta por personas que residen en el extranjero, en alusión a los aliados de Navalni en el exilio.

Además, recuerda que en la capital rusa está terminantemente prohibido celebrar actos públicos debido a la situación epidémica hasta el 1 de mayo.

El Ministerio del Interior ya ha llamado a los rusos a abstenerse de participar en actos no autorizados y subrayó que tomará "todas las medidas" para mantener la ley y el orden.

PERSECUCIÓN JUDICIAL

Mientras, la Justicia rusa anunció que comenzará a estudiar el próximo lunes la petición de la Fiscalía de declarar como "organización extremista" a varias organizaciones asociadas a Navalni entre ellos su Fondo de Lucha contra la Corrupción (FBK) y las oficinas regionales del opositor.

Según indicaron a Efe en el servicio de prensa de la corte, la primera vista se "llevará a cabo a puerta cerrada, ya que el caso ha sido catalogado como clasificado".

La Fiscalía General anunció el pasado viernes que la oficina de Moscú llevó a cabo una inspección de las organizaciones sin ánimo de lucro FBK, Fondo para la Protección de los Derechos de los Ciudadanos (FZPG) y las oficinas que Navalni tiene repartidas por varias regiones rusas.

Según sostuvo, "los objetivos reales de sus actividades son crear las condiciones para revertir los cimientos del orden constitucional, incluido el empleo de escenarios de 'revolución de color'", en alusión a las revueltas populares en el espacio postsoviético promovidas desde el exterior, según Moscú.

En los últimos años el Fondo de Lucha contra la Corrupción de Navalni ha acusado a numerosos altos funcionarios de enriquecimiento ilícito y ha destapado escándalos como el "Palacio de Putin", lujosa mansión que le habrían construido sus amigos en el mar Negro.

"No se equivoquen sobre lo que está pasando. El activista Alexéi Navalni está siendo asesinado frente a todo el mundo por Vladímir Putin por el crimen de exponer su vasta corrupción", escribió en Twitter Berni Sanders, senador y excandidato presidencial.

Navalni vincula la persecución de su red regional con el "Voto inteligente", campaña que consiste en apoyar al candidato que tenga más opciones de derrotar al representante del partido oficialista Rusia Unida y que preocupa al Kremlin de cara a las elecciones legislativas de septiembre.