EFEBerlín

El aspirante a la Cancillería alemana, el socialdemócrata Olaf Scholz, defendió el giro dado a favor de la vacuna obligatoria, que espera impulsar entre febrero y marzo, debido a la baja tasa de población con la pauta completa y la "grave situación" impuesta por la pandemia.

"Estamos ante una situación muy grave y debemos actuar con seriedad", afirmó Scholz, en declaraciones a "Bild TV", tras la reunión telemática mantenida con la canciller saliente, Angela Merkel, y los líderes regionales, destinada a abordar medidas más drásticas contra la covid.

"Si estuviéramos sobre el 80 % de población inmunizada no tendríamos que recurrir a ello", respondió, ante la pregunta de si con ello incumplía la promesa de que la vacunación en Alemania sería siempre voluntaria. La tasa de ciudadanos con la pauta completa en el país está en el 68,5 %, por debajo de otros socios europeos.

Tanto el gobierno saliente, del que Scholz es vicecanciller y ministro de Finanzas, como la futura coalición entre su Partido Socialdemócrata (SPD), los Verdes y el Partido Liberal (FDP), han rechazado hasta ahora la vacuna obligatoria.

Scholz, quien aspira a ser investido canciller la próxima semana, se pronunció ahora a favor de imponerla, lo mismo que varios "Länder". Según sus planes, ello podría ocurrir entre finales de febrero y principios de marzo si supera el debido trámite parlamentario.

Antes que ello, y de cara al objetivo prioritario de contener los contagios, se propone acelerar la aplicación de hasta 30 millones de dosis de la vacuna -entre primeras, segundas o de refresco- en lo que queda de año.

En ese plan desempeñará un papel fundamental un equipo de crisis, con representantes del gobierno federal, los poderes regionales y municipales, además de expertos, a cuyo frente estará el general mayor Carsten Breuer.

En la reunión de hoy con Merkel y los líderes de los "Länder" -estados federados-, de carácter consultivo, se acordó celebrar otra sesión el próximo jueves, de la que deben emanar resoluciones de aplicación inmediata, entre ellas la extensión de restricciones en los contactos y eventos públicos.

"Tanto el gobierno federal como los Länder están convencidos de que son necesarias medidas adicionales para reducir las infecciones y rebajar la presión en los hospitales", señaló el portavoz de Merkel, Steffen Seibert, en un comunicado, al término de la reunión.

Los líderes regionales habían pedido ya en su anterior reunión con Merkel la vacunación obligatoria en los sectores profesionales más sensibles y en contacto con personas vulnerables.

Scholz se comprometió entonces a elaborar un proyecto de ley para que entrara en el trámite parlamentario antes de final de este año.

La reunión de este martes con Merkel y los líderes regionales se convocó ante las alertas de expertos y también de los "Länder" más afectados advirtiendo de que debían adoptarse medidas inmediatas sin esperar al relevo en el poder.

En las últimas semanas, sea por las alertas de los expertos o por las restricciones a los no inmunizados, se ha reactivado la motivación ciudadana a vacunarse.

El Tribunal Constitucional de Alemania allanó por su parte el camino hacia nuevas restricciones, al avalar en una sentencia difundida hoy las medidas implantadas en su momento para combatir la tercera ola de la pandemia en virtud del llamado "freno de emergencia" nacional.

La incidencia acumulada en siete días reflejó este martes, por primera vez en semanas, un ligero descenso y se situó en 452,2 contagios por cada 100.000 habitantes, frente a los 452,4 de ayer.

En los estados del este más afectados, como Sajonia, Turingia y Brandeburgo, la incidencia semanal está en 1.268, 936 y 727 casos, respectivamente. En Baviera, en el sur, el nivel empezó a descender, tras severas restricciones, hasta situarse en 648 casos.