EFECaracas

El pistoletazo de salida a la pugna de la renovación del Consejo Nacional Electoral venezolano (CNE), clave en un año de comicios legislativos, sonó este martes cuando el chavismo volvió a atrincherarse en el Parlamento y la oposición vivió una nueva acometida con el despacho de su líder allanado y el arresto de otro diputado.

Una veintena de funcionarios del Servicio de Inteligencia (Sebin) se presentó en las oficinas del líder opositor Juan Guaidó y realizó un registro del lugar sin permitir la presencia de ninguno de los diputados que acudió hasta allí para denunciar lo que consideran un "asalto" y una "arremetida" del Gobierno de Nicolás Maduro.

Al menos una decena de vehículos del Sebin se apostaron por cuatro horas en el lugar mientras los agentes, la mayoría encapuchados, entraban y salían del sitio, donde funciona la llamada Presidencia Interina de Venezuela, declarada luego en "custodia preventiva".

INGRESO "ABRUPTO"

El diputado opositor Ángel Torres explicó ante periodistas que los uniformados "tomaron" las oficinas de "manera abrupta", y dos de ellos les informaron que se mantendrán allí hasta "recibir una orden" de sus superiores.

"No sabemos ni qué se robaron ni qué trajeron", alertó el legislador que planea volver mañana para intentar ingresar a esa torre, ubicada en el sector caraqueño de Chacao, una zona acomodada en el este de la capital venezolana.

Por su parte, la diputada Delsa Solórzano denunció que algunos agentes entraron y salieron portando bolsas negras, que supone estaban cargadas de algún material hasta ahora desconocido y por ello responsabilizó al Ejecutivo de cualquier daño.

LA SESIÓN

Un pequeño grupo de disidentes de la oposición abrió un proceso para renovar a las autoridades del CNE, atrincherados en el Palacio Legislativo, mientras el grupo mayoritario de la oposición que respalda a Juan Guaidó no asistió por miedo a agresiones de simpatizantes del oficialismo.

La facción legislativa liderada por el diputado Luis Parra pidió "crear una comisión especial (...) que allane el camino para generar encuentros necesarios, buscar vías de entendimiento (para tener) un nuevo CNE", ente responsable de publicar el cronograma y organizar las elecciones en Venezuela.

Con una lista de asistentes que no fue hecha pública y con al menos 93 diputados de la mayoría opositora sin acceso al Palacio Federal, Parra, respaldado por el chavismo, dijo que la comisión se aprobó por "mayoría evidente".

Hizo un llamado a la bancada chavista presente para que "contribuyan" en la designación del nuevo CNE y pidió "se haga un llamado para que en un tiempo perentorio" se incorporen los diputados ausentes.

DESIGNACIONES EN VILO

Desde que comenzó el año, el grupo liderado por Guaidó, a quien casi 60 países reconocen como presidente encargado de Venezuela, ha tratado sin éxito de hacer sesión en la sede de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento).

En diversas ocasiones, grupos de las fuerzas de seguridad del Estado así como los "colectivos", grupos de civiles que la oposición considera paramilitares y que usualmente van armados, han impedido el acceso e incluso los han agredido.

Precisamente este martes los legisladores contrarios al chavismo no acudieron al Palacio Legislativo por temor a nuevas agresiones.

Pero la creación de esta comisión no asegura la elección de un nuevo CNE, ya que se necesita la aprobación de sus nuevos miembros por dos tercios de los escaños, una cantidad de votos que ni la minoría de Parra ni el chavismo tienen.

Así lo reconocía el líder de la bancada oficialista Francisco Torrealba, que dijo que hay "una imposibilidad técnica para elegir al nuevo CNE".

Ya en 2019, con Guaidó al frente, se había creado un comité para este fin, sin embargo, Torrealba dijo que esa comisión "no va a poder funcionar porque algunos miembros de ese grupo preeliminar no han asistido a las sesiones que convoca el diputado Parra".

DETIENEN A UN TERCER DIPUTADO

La mayoría opositora celebró su sesión en una plaza, en el suroeste de Caracas, y desde allí denunciaron la "desaparición" del diputado Ismael León, militante del partido de Leopoldo López (Voluntad Popular).

León fue detenido junto a su asistente tras intentar acudir a la sesión y se encuentra detenido en los calabozos del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), informó su abogado, Joel García.

El pasado 23 de diciembre, el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, incluyó a León y al también diputado Gilber Caro (también detenido), así como a los parlamentarios suplentes Janet Fermín y Fernando Orozco, todos militantes de VP, en un plan para "asaltar unidades militares".