EFETokio

La coalición del primer ministro japonés, Shinzo Abe, ganó las elecciones legislativas parciales del domingo, pero no ha alcanzado el número de escaños suficientes para impulsar la reforma constitucional que estaba promoviendo, según los datos del escrutinio difundidos hoy.

Los japoneses votaron para elegir la mitad de la Cámara Alta de la Dieta (Parlamento), con un mandato de seis años y con funciones menos importantes que la Cámara de Representantes, de la que sale el primer ministro.

De los 124 escaños que estaban en juego el domingo, el Partido Liberal Democrático de Shinzo Abe y su aliado político, el grupo budista Komeito, lograron un total de 71, lo que le da a esa coalición la mayoría en la Cámara Alta (141 de 245 del total de esa cámara), según los datos oficiales casi totales difundidos hoy.

Pero, teniendo en cuenta los escaños que no se renovaban, independientes y otra formación política que ha apoyado la reforma constitucional, Abe reúne 160 escaños, cuatro por debajo de los que necesita para impulsar la enmienda.

El objetivo de Abe es enmendar la Constitución, aprobada después de la II Guerra Mundial, para cambiar su carácter pacifista y con el fin de que sus fuerzas militares, ahora Fuerzas de Autodefensa, tengan un papel más activo.

Esa enmienda tiene que ser aprobada por las dos cámaras y sometida a referéndum. Aunque en la Cámara Baja Abe y sus aliados sí tienen los dos tercios de los votos, en la Alta no los tiene a partir de la votación de este domingo.

"Quiero mostrar el liderazgo para que se pueda discutir la reforma y hacer un borrador que pueda conseguir el voto de los dos tercios entre los partidos gobernantes y la oposición", afirmó hoy Abe en una rueda de prensa para valorar los resultados de la votación.

"Se necesita discutir suficientemente el tema", insistió.

La participación en los comicios fue la segunda más baja desde el final de la II Guerra Mundial, ya que votó sólo el 48,8 % del censo electoral, ligeramente por encima del 44,52 % de los comicios de 1995.