EFEIslamabad

Al menos nueve personas, entre ellas dos policías pakistaníes, murieron y varias resultaron heridas en los choques contra el partido islamista Tehreek-e-Labbaik Pakistan (TLP) durante una marcha en curso desde ayer que exige la expulsión del embajador francés de Pakistán.

"Nuestros dos policías han sido asesinados y hay más de 80 heridos por los violentos activistas del TLP hasta ahora", dijo hoy a Efe el portavoz de la Policía de Lahore, ciudad a unos 300 kilómetros de la capital paquistaní donde se inició la marcha, Rana Arif.

Por su parte, "la Policía ha matado a siete de nuestros simpatizantes y ha herido a otros cientos más con proyectiles de gas lacrimógeno", afirmó a Efe el portavoz del TLP, Ali Raza.

Ante la gravedad de la situación, el ministro del Interior del país, Sheikh Rashid Ahmed, interrumpió este sábado una visita programada a Emiratos Árabes Unidos (EAU) para iniciar unas negociaciones que pongan fin a la marcha del TLP, dijo a Efe el portavoz del Gobierno de Punyab, de la que Lahore es capital, Hassan Khawar.

Sin embargo, el TLP adelantó en Twitter que no dialogarán con las autoridades a menos que su líder, Maulana Saad Rzivi, sea liberado de la cárcel.

El líder fue detenido el pasado abril, desencadenando una ola de violentas protestas en todo el país que dejaron cuatro muertos y 800 heridos, tras las que el Gobierno ilegalizó el partido.

Rzivi encabezó el bloqueo a la capital paquistaní de varios grupos islamistas en noviembre del año pasado para protestar contra el presidente francés y su respaldo a las caricaturas del profeta Mahoma tras la decapitación de un profesor que las mostró a sus alumnos, unos comentarios que en ciertos sectores del mundo islámico se consideraron "blasfemos".

Según los islamistas, el Ejecutivo aceptó entonces las demandas de expulsar al embajador francés del país y cortar las relaciones bilaterales, pero ha incumplido desde entonces su promesa.

Es por ello que miles de simpatizantes del TLP iniciaron ayer una marcha desde Lahore hasta Islamabad para presionar a las autoridades.

Pero el ministro del Interior afirmó el pasado jueves durante una rueda de prensa que Pakistán no puede permitirse expulsar al embajador francés porque esto dañaría sus relaciones con la Unión Europea.

El TLP era una agrupación desconocida hasta noviembre de 2017 cuando bloqueó la capital paquistaní durante 21 días y logró la dimisión del ministro de Justicia porque consideraban blasfemo un cambio en el juramento de los altos cargos.