EFEKabul

Los talibanes anunciaron este martes el retiro de su delegación en Kabul tras el fracaso de las negociaciones para la liberación de 5.000 insurgentes presos, asegurando que el Gobierno afgano y Estados Unidos retrasaron intencionalmente la excarcelación violando el histórico acuerdo de Doha, firmado el pasado 29 de febrero.

"Según el acuerdo, los prisioneros del Emiratos Islámicos (como se hacen llamar los talibanes) deberían haber sido liberados hace mucho y el camino para las conversaciones intraafganas también debería estar ya pavimentado, pero las partes relevantes (Kabul y Estados Unidos) retrasaron intencionalmente la liberación de nuestro prisioneros y violando el acuerdo", dijo el portavoz talibán Zabihullah Mujahid, en un comunicado difundido el martes por la noche.

Por esta razón, los talibanes "están retirando inmediatamente a su equipo técnico de Kabul" donde se han celebrado varias reuniones con el Gobierno afgano para coordinar las liberaciones..

El Gobierno, por su parte, aseguró que las conversaciones "habían entrado en una fase importante antes de la liberación. Retirarse de las conversaciones en este momento indica una falta de seriedad sobre la paz", dijo en Twitter Javid Faisal, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional del país.

Sin embargo, el Gobierno aún "sigue comprometido" con la búsqueda de la paz, remarcó.

El jefe de la Dirección Independiente de Gobierno Local, Matin Bek, dijo el lunes que el Gobierno afgano está listo para liberar a "400 prisioneros, pero son los talibanes los que no quieren comenzar".

Según Bek, los talibanes insisten en la liberación de 15 comandantes talibanes cuya puesta en libertad conllevaría "serios problemas" porque han participado en grandes ataques, y además su regreso podría servir para fortalecer los frentes de lucha de los insurgentes.

Los talibanes rechazaron esta afirmación."No es cierto que estos 15 prisioneros que queremos que sean liberados primero estén involucrados en grandes ataques", dijo a Efe el portavoz talibán Suhail Shaheen.

"Estos 15 prisioneros que queremos que sean liberados primero, son seleccionados de la lista de 5.000 presos y después de su liberación, estos 15 ayudarán a nuestra delegación en las cárceles de Pul-e-Charkhi y Bagram, donde están detenidos gran parte de los talibanes, a identificar y verificar a los prisioneros restantes", aseguró.

Estas 15 personas permanecerán en Kabul hasta que concluya el proceso de liberación, subrayó Shaheen que consideró la actitud del Gobierno como "una clara violación del acuerdo".

Shaheen recordó que las conversaciones intraafganas son el paso esencial para discutir el alto el fuego y una solución política duradera a 19 años de guerra, un proceso que "no comenzará hasta que estos 5.000 prisioneros sean liberados" según el acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes.

La delegación "técnica" formada por tres insurgentes que trató de negociar los pormenores de la liberación de 5.000 talibanes, llegó a Kabul el pasado 31 de marzo, un gesto histórico al ser la primera visita talibán de este tipo en 19 años de guerra.

Este proceso, que incluye también la liberación de un millar de presos de las fuerzas de seguridad afganas bajo custodia insurgente, se enmarca dentro del acuerdo alcanzado en Doha entre los talibanes y Estados Unidos el pasado 29 de febrero por el que EEUU se comprometió a la retirada de las tropas extranjeras en 14 meses.