EFEWashington

El presidente de EE.UU., Donald Trump, está postergando la decisión sobre el traslado de la embajada en Israel de Tel Aviv a Jerusalén, que debió haber tomado a principios de mes tal y como establece la ley estadounidense.

"Hoy no se tomará ninguna acción, y compartiremos una decisión en los próximos días", dijo a periodistas un portavoz de la Casa Blanca, Hogan Gidley.

La Ley estadounidense de la Embajada de Jerusalén de 1995 decreta el traslado de la embajada de Tel Aviv a Jerusalén, pero incluye una enmienda por la que el presidente puede prorrogar su cumplimiento por seis meses en función "de los intereses nacionales" de EE.UU.

Los expresidentes estadounidenses Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama recurrieron periódicamente a esta enmienda desde 1995 en medio centenar de ocasiones.

Y Trump, el actual presidente, usó esta enmienda por primera vez en junio, pese a que durante la campaña había hecho del traslado de la embajada una de sus principales propuestas.

Agotada esta última prorroga de seis meses, Trump está ahora postergando una decisión que según Gidley llegará "en los próximos días".

"El presidente ha sido claro en este tema desde el principio; no se trata del si (lo hará), sino del cuándo", añadió Gidley.

Medios locales estadounidenses informaron la semana pasada de que Trump sopesa reconocer Jerusalén como capital de Israel, un gesto que la mayoría de la comunidad internacional rechaza, para compensar el retraso del traslado de la embajada.

Aunque Israel considera Jerusalén su capital, la soberanía del país sobre la parte oriental de la urbe (Jerusalén Este) no está reconocida por gran parte de la comunidad internacional, que mantiene su aparato diplomático en Tel Aviv y sus suburbios.