EFEAnkara

El ministro de Exteriores de Turquía, Mevlut Çavusoglu, dijo este viernes que espera "pasos concretos" de Suecia y Finlandia para dar el visto bueno a su entrada en la OTAN, que Ankara ha vetado porque considera que apoyan a grupos kurdos que califica de terroristas.

En una rueda de prensa en Estambul junto a su homólogo rumano, Bogdan Aurescu, y polaco, Zbigniew Rau, el jefe de la diplomacia turca dijo que su país no permitiría el ingreso en la Alianza a los dos candidatos nórdicos a menos que "corten su apoyo al terrorismo".

Ankara considera que Suecia y Finlandia apoyan a movimientos en la órbita del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda de Turquía, considerada terrorista también por la Unión Europea y EEUU.

Además, señala que las milicias kurdosirias Unidades de Protección Popular (YPG) son una mera rama del PKK. Esas milicias kurdosirias laicas han sido aliadas de EEUU en la lucha en Siria contra el Estado Islámico y no son consideradas terroristas ni por Washington ni por Bruselas.

Tanto Aurescu como Rau señalaron en la rueda de prensa la importancia de la entrada de esos países en la OTAN, y que el diálogo directo de Suecia y Finlandia con Turquía permita un acuerdo en breve.

"Nuestra opinión sobre este tema es clara", dijo Çavusoglu, que recordó que a las delegaciones de los dos países nórdicos que negociaron con Turquía este miércoles se les dio documentación sobre esas "organizaciones terroristas".

"Estamos esperando respuestas de estos dos países, estamos esperando a que se den pasos concretos", agregó.

"Tienen que cortar su apoyo al terrorismo. La entrada de Macedonia en la OTAN duró 11 años. ¿Por qué? Porque Grecia quería que cambiaran su nombre. No queremos que un país cambie de nombre, pero esperamos pasos concretos en la lucha contra el terrorismo", insistió el ministro turco.

Además, Çavusoglu dijo que esos países deben levantar su prohibición a la venta de armas a Turquía, una medida que impusieron tras las incursiones turcas en Siria contra la milicia YPG.

En ese sentido, el jefe de la diplomacia turca dijo que "otros países aliados deben motivar a que ambas naciones (Suecia y Finlandia) respondan a las preocupaciones turcas".