EFEEstambul

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, negó hoy que sus tropas sigan atacando a las milicias kurdas en el norte de Siria y rechazó de ese modo la acusación de que Turquía ha violado el alto el fuego pactado el jueves tras las presiones de Estados Unidos.

"No hay combates. Eso es todo desinformación. No presten atención. Reforzaremos los pasos que hemos dado hasta ahora", dijo Erdogan en un encuentro con la prensa turca en Estambul.

Las fuerzas kurdas denunciaron este viernes que el Ejército turco ha seguido bombardeando la ciudad de Ras al Ain, a pesar del alto el fuego que prevé la retirada de las milicias kurdosirias de la frontera con Turquía.

Periodistas locales desplazados a la zona fronteriza confirmaron a Efe por teléfono que desde la ciudad turca de Ceylanpinar, situada al otro lado de la frontera con Ras al Ain, se puede ver una columna de humo y se escuchan algunos disparos de artillería.

La tregua prevé que las milicias kurdosirias Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que Ankara considera una organización terrorista y contra las que lanzó una ofensiva el pasado 9 de octubre, se retiren del noreste de Siria en un plazo de 120 horas.

Las YPG deberían retirarse de lo que denomina Ankara como "zona segura", una franja fronteriza de 30 kilómetros de ancho que el Gobierno turco quiere tener bajo control.

"Las 120 horas empiezan ahora. Las YPG abandonarán la región que hemos determinado como zona segura", declaró Erdogan, en alusión a los cinco días que tienen las milicias para abandonar el área, según acordaron Ankara y Washington.

"Nuestras tropas no abandonarán el área de momento. Nos quedaremos para ver si esta organización terrorista (en alusión a las YPG) está abandonando o no el área", señaló.

Erdogan informó que está en "constante contacto" con las autoridades estadounidenses, y recordó que el 22 de octubre se reunirá con el presidente ruso, Vladimir Putin, para tratar la situación en Siria.

"La entrevista que tendré con Putin la considero como un elemento aparte de este proceso (de alto el fuego)", declaró Erdogan.

Algunos medios turcos especulan con que Putin y Erdogan traten cuestiones que no contemplan el alto el fuego, como una posible llegada a la zona del Ejército sirio -apoyado por Rusia-, tal y como prevé el acuerdo alcanzado esta semana entre las YPG y el régimen del presidente sirio, Bachar al Asad.