EFEKiev

La Fiscalía General de Ucrania y el Servicio de Seguridad del país (SBU) han pedido a Irán la entrega de las cajas negras del avión derribado el pasado día 8 en Teherán con 176 personas a bordo.

"La Oficina del Fiscal General y el SBU se han dirigido a las autoridades competentes de la República Islámica de Irán para pedirles asistencia legal relacionada con la entrega de las cajas negras (...) a las agencias encargadas del cumplimiento de la ley en Ucrania", señaló la institución en un mensaje en Telegram.

Indicó además que está tomando todas las medidas para "asegurar la descodificación adecuada de las cajas negras y para preservar las pruebas" que se recogen durante el proceso de investigación.

Los 45 expertos ucranianos que trabajan sobre el terreno en las pesquisas han tenido ya acceso a las cajas negras, pero ahora se trata de descifrarlas correctamente, para lo que Irán carece de la tecnología apropiada.

El presidente ucraniano, Vladímir Zelenski, y su homólogo de Francia, Emmanuel Macron, acordaron el pasado día 11 que expertos franceses participarán en esta labor.

Los dos mandatarios abordaron esta cuestión el mismo día en que Irán admitió que había derribado "involuntariamente y por error humano" el Boeing 737 al confundirlo con un misil de crucero, debido a la situación de alerta en el país por la escalada de la tensión con Estados Unidos.

Ucrania quiere ahora establecer si el derribo del avión se debió realmente a un "error humano" o fue "pretendido", según dijo el martes Andréi Yermak, de acuerdo con la agencia UNIAN.

Yermak reconoció el martes que Ucrania está evaluando si llevar el derribo del avión ucraniano al Consejo de Seguridad de la ONU, pero subrayó que primero quiere establecer si el aparato fue "atacado deliberadamente o no".

Este jueves se reunirán además en Londres los ministros de Asuntos Exteriores de los países con víctimas por el derribo del vuelo PS752 a fin de coordinar sus acciones.

En el avión había 82 iraníes, 63 canadienses, once ucranianos (dos pasajeros y nueve tripulantes), diez suecos, cuatro afganos, tres alemanes y tres británicos.

Canadá, que fue el primer país en denunciar que el avión fue derribado por un misil, ha insistido en la necesidad de que también sus expertos tengan acceso al lugar de la tragedia.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, agradeció el martes en una conversación telefónica con Zelenski sus esfuerzos por asegurar la participación canadiense en las pesquisas.

Además le pidió ayuda en el diálogo con las autoridades iraníes para identificar a las víctimas.