EFEJartum

La firma del acuerdo entre la junta militar que lidera Sudán desde el pasado abril y la oposición civil se ha visto retrasada una vez más debido a los últimos detalles del texto, incluidos algunos problemas con la traducción del inglés al árabe del pacto que traza la hoja de ruta tras la revuelta popular.

El mediador de la Unión Africana (UA), Mohamed Hassan Labat, aseguró hoy que ha sido pospuesta la entrega del borrador final del acuerdo hasta mañana, jueves, por "razones técnicas", sin especificar.

Estaba previsto que esta noche los generales y la alianza opositora Fuerzas de la Libertad y el Cambio recibieran el texto definitivo del acuerdo para su última revisión, antes de la firma del pacto alcanzado el pasado viernes.

Hassan Labat informó anteriormente de que el comité conjunto integrado por las dos partes había concluido la redacción del acuerdo, en el que se establece el reparto del poder entre militares y civiles en la etapa transitoria.

Uno de los miembros de ese comité encargado de formular el pacto dijo a Efe que surgieron problemas en la redacción de algunos puntos del acuerdo, sobre todo porque el texto fue escrito en inglés en un primer momento y luego traducido al árabe por lo que "aparecieron diferencias" en la explicación de algunos conceptos.

La ratificación del acuerdo se ha ido posponiendo en los pasados días, después de que se anunciara que la firma tendría lugar a principios de la semana e, incluso, el portavoz de la junta militar, Shamsaldín Kabashi, prometió una ceremonia oficial con la presencia de los mediadores y mandatarios africanos.

El acuerdo estipula la formación del llamado Consejo Soberano, que presidirá el país en la etapa transitoria, que se prolongará tres años y tres meses.

Según el pacto, ese Consejo estará integrado por cinco civiles, cinco militares y una figura civil de consenso, y estará presidido por los generales los primeros 21 meses y los 18 restantes los civiles estarán al frente del órgano supremo de gobierno.

Asimismo, se formará un Consejo de Ministros -integrado sólo por civiles- y un Consejo Legislativo que ayudarán a dirigir el país africano durante la transición a la democracia, tras el derrocamiento del presidente Omar al Bashir, el pasado 11 de abril. EFE

az-fc/fpa