EFETirana

El comisario europeo para la Ampliación, Olivér Varhelyi, afirmó este jueves en Tirana que pese al compromiso de la Comisión Europea para dar comienzo a las negociaciones adhesión de Albania y Macedonia del Norte "todavía es pronto para decir qué sucederá" en la próxima cumbre del Consejo Europeo, de la que estos países esperan que salga una decisión.

"Este mes es crítico. Estamos trabajando fuertemente en estos momentos entre bambalinas. La presidencia de la UE y la Comisión están empeñadas en buscar una solución, pero todavía es pronto para decir qué sucederá", declaró Varhelyi en una rueda de prensa con el primer ministro albanés, Edi Rama, en referencia a la cumbre del Consejo Europeo que tendrá lugar en Bruselas los próximos 24 y 25 de junio.

Pese a que la Comisión Europea ha recomendado iniciar el diálogo de adhesión con estos dos países balcánicos, el proceso se ha bloqueado por el veto contra Macedonia del Norte de Bulgaria, que exige que la exrepública yugoslava admita que comparten historia y lengua.

Rama celebró que tanto la Comisión como los Estados miembros son conscientes de que el país ha cumplido con sus deberes, a pesar de que haya un estancamiento entre Sofía y Skopje que debe solucionarse antes de dar inicio al proceso "por el funcionamiento interno de la UE".

Decida lo que decida el Consejo, Rama reafirmó que su Gobierno seguirá adelante con las reformas modernizadoras, no porque se lo pida Bruselas, París o La Haya, sino por "la obligación que tenemos frente a nuestros hijos y futuras generaciones".

El comisario informó de que la semana pasada se logró un acuerdo con el Consejo y el Parlamento Europeo sobre un plan de inversiones de 30.000 millones de euros en el marco del Instrumento de Ayuda de Preadhesión que ayudarán a los países balcánicos a salir de la crisis de la pandemia, estimular sus economías e impulsar los proyectos de cooperación regional.

Varhelyi asistió a una reunión regional que se celebró hoy en la capital albanesa y a la que asistieron, además de Rama, el presidente del Consejo de Ministros de Bosnia y Herzegovina, Zoran Tegeltija; el presidente de Montenegro, Milo Dukanovic, y los primeros ministros serbia, Ana Brnabic; de Kosovo, Albin Kurti, y de Macedonia del Norte, Zoran Zaev.

Los dirigentes de los seis países balcánicos solicitaron que la tarjeta verde digital del ciudadano sea reconocida en toda la UE a modo de que los procedentes de los Balcanes Occidentales puedan desplazarse libremente.