EFENairobi

Algunos países africanos, como Nigeria, Sudáfrica o Marruecos, se enfrentan ya a una segunda ola de covid-19 que podría ser "más agresiva" que la primera, reconoció este jueves el director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de África (África CDC), John Nkengasong.

"No cabe ninguna duda de que una segunda ola está aquí y que será más agresiva que la primera", aseguró en una conferencia de prensa virtual el responsable de África DCD, organismo dependiente de la Unión Africana (UA).

"Sin embargo, estamos mejor preparados ahora que hace diez meses", añadió Nkengasong.

El continente suma más de 2.429.000 casos, unos 57.400 muertes y algo más de dos millones de recuperaciones, según los últimos datos publicados hoy por África CDC.

En total, se han realizado unos 24 millones de test de detección, el 70 % en sólo diez países, de acuerdo con el mismo organismo.

Preguntado por Efe, Nkengasong confirmó que el número de nuevos casos en el continente se aproxima al máximo de casos de julio y agosto, "unos 17.000 ó 18.000 por día", pero diferenció entre países que ni siquiera han sufrido una primera ola de aquellos que, aunque al inicio frenaron con éxito esta pandemia, ahora padecen un repunte.

Este es el caso de Sudáfrica, el país más afectado por el coronavirus de todo el continente, con un 36 % de todos los contagios y cerca de 24.000 muertos, y donde ya el pasado 9 de diciembre las autoridades sanitarias confirmaron oficialmente una segunda ola.

La primera ola sudafricana, que comenzó en marzo, alcanzó su nivel más alto en julio con unos 12.000 casos diarios, y anoche la nación austral superó una vez más las 10.000 infecciones.

A su vez, Nigeria confirmó ayer 930 nuevos contagios, su récord diario desde el inicio de esta pandemia, lo que aumentó el número de casos positivos dentro de sus fronteras a 75.062 y 1.200 muertos, de acuerdo con datos oficiales.

Entretanto, países como la República Democrática del Congo han anunciado en las últimas 24 horas medidas más restrictivas a partir de mañana, como la prohibición de reuniones públicas con más de diez personas, el cierre anticipado de colegios ante las Navidades o un toque de queda nocturno más severo.

"No hay duda de que en el mes de enero, tras las vacaciones, superaremos esos números (diarios de contagios)", auguró Nkengasong, quien recordó la necesidad de involucrar en la respuesta a la población local y conseguir que la vacuna contra la enfermedad se distribuya "en grandes cantidades" en 2021 a fin de evitar "consecuencias mayores".

"Si no atacamos y vacunamos de forma agresiva (ahora) quedarán (entre la población) focos de transmisión que darán lugar a nuevos brotes", concluyó el director de África CDC, quien señaló como prioritarios a trabajadores de la salud, ancianos, personas con patologías previas, migrantes y aquellos en zonas de conflicto.

GRAN CONFIANZA EN LA VACUNA

En relación a la percepción que se tiene acerca de la vacuna contra la Covid-19 en el continente, cuatro de cada cinco africanos, o el 79 % de una muestra de 15.000 encuestados, aseguraron que estarían dispuestos a ser inoculados, según los resultados preliminares de un estudio anunciados hoy por África CDC.

"El grado de confianza y la voluntad de vacunarse es mayor en África, con un 79 %, que en otras regiones", aseguró hoy en una conferencia virtual de este organismo la profesora Heidi Larson, la directora del Proyecto de Confianza en Vacunas (VCP) y profesora de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (LSHTM).

"El nivel de seguridad (de la vacuna) es lo que crea (entre los africanos) mayor ansiedad y preocupación y es en lo que necesitamos trabajar", añadió Larson, ya que el 25 % de los encuestados calificaron la vacuna contra la covid-19 de insegura, en comparación a un 18 % en referencia a otras vacunas.

Al tratarse de una vacuna que se ha desarrollado en un tiempo récord, muchos africanos le otorgan un grado menor de fiabilidad, y sobre todo los más jóvenes no ven la necesidad de ponérsela porque creen que el virus no les afecta.

"No es algo único que sucede con la covid, prácticamente nos enfrentamos a lo mismo con (epidemias pasadas de) ébola", confirmó Larson.

Entre los quince países encuestados, Etiopía es la nación con una recepción más favorable hacia la vacuna, pues el 94 % de los etíopes aseguraron que se vacunarían; mientras que la RDC aglutinó el porcentaje más bajo, con un 59 % favorable.

Además, este estudio ligó el recelo hacia la vacuna a campañas de desinformación y creencias culturales, con encuestados que negaron la existencia del coronavirus o lo describieron como una enfermedad creada por "actores externos", entre otras razones.

Sin embargo, no se espera que la campaña de vacunación comience en el continente antes de mediados de 2021 -debido al alto coste, la necesidad de más de una dosis y desafíos logísticos para mantener la cadena de frío-, y expertos creen que la anhelada "inmunidad de rebaño" -un 60 % de la población vacunada- no llegaría hasta dentro de dos o tres años.

Patricia Martínez