EFEParís

Los holandeses Viktor Horsting y Rolf Snoeren, más conocidos por su firma Viktor & Rolf, dieron este martes una clase de Alta Costura en París, al desvelar una colección con prendas transformables que ellos mismos estilizaron sobre la pasarela.

La colección otoño-invierno 2022/23 abrió con una serie de trajes de chaqueta súper estructurados, con los hombros abiertos en escote de barco y las modelos encajadas en su interior, como enanos dentro de un traje desproporcionado.

En el Pavillon Cambon, cerca de la Plaza de la Ópera de París, los creadores más próximos a los museos de la Alta Costura volvieron a recurrir a su obsesión por las proporciones exageradas y los juegos de volúmenes con estas chaquetas en telas de traje, rayas diplomáticas y lana sobre camisas y pantalones de traje ajustados.

La sorpresa llegó cuando a mitad del desfile los diseñadores salieron al escenario con un perchero portátil y empezaron a desvestir a la modelo.

El secreto de estas novedosas chaquetas era una suerte de miriñaques para hombros y corsé que permitían levantar la prenda por encima del cuerpo de la modelo.

Una vez retirados los metales, rizaron el cuello de los abrigos y camisas transformando las exageradas piezas en estilosos cuellos románticos con volantes ondulados, haciendo que el público se levantara en un sonado aplauso.

Terminada la actuación, las modelos volvieron a desfilar, esta vez con la versión "reducida" de sus estilismos: todas las chaquetas y camisas quedaron minimizadas a un traje masculino con amplios cuellos rizados, una buena forma de darle una doble salida a la prenda sin duda gracias a un delicado trabajo de confección.

Los diseñadores, que llevan treinta años haciendo creaciones más pensadas para las salas de exposición que para ser vestidas, siguen demostrando que la capacidad creativa en la moda está en la independencia financiera.

Mientras que sus perfumes y sus trajes de novia permiten la subsistencia económica de la marca, creada hace 30 años, ellos se centran en estas particulares prendas de costura, cargadas además de arte e ironía, y que con el 'boom' de las redes sociales está encontrando cada vez más admiradores.

Tras tres días de intensas presentaciones, la pasarela de Alta Costura de París cierra mañana jueves sus puertas con las propuestas de la diseñadora española Juana Martín, que ha entrado en el calendario oficial de la Federación de Alta Costura y Moda como miembro invitada.