EFESeúl

Los presidentes de Estados Unidos y Corea del Sur, Donald Trump y Moon Jae-in, se mostraron de acuerdo este sábado en la necesidad de mantener el diálogo con Corea del Norte ante la creciente preocupación sobre el futuro del proceso de desarme.

Los jefes de Gobierno intercambiaron posturas en una conversación telefónica en la que coincidieron en que la situación en Corea es "grave" y es necesario "mantener el impulso del diálogo para lograr resultados inmediatos en las negociaciones sobre desnuclearización", reveló el portavoz de la oficina presidencial de Seúl Ko Min-jung.

Trump y Moon mantuvieron durante su coloquio telefónico, de en torno a media hora de duración, "consultas en profundidad" sobre las vías para avanzar en el proceso de desarme y de paz en la península coreana, y acordaron telefonearse cuando sea necesario.

La conversación entre los dos líderes se produce tras la escalada esta semana del tono de los intercambios verbales entre Washington y Pionyang, después de que el presidente estadounidense advirtiera de que EE.UU. no ha descartado la opción militar contra el régimen del Norte y volviera a llamar burlonamente a su líder "hombre cohete".

El Ministerio norcoreano de Asuntos Exteriores emitió un mensaje en aparente respuesta en el que señalaba que si la mención de Trump a la fuerza había sido intencionada, debería diagnosticarse "una recaída de la chochera del senil" mandatario estadounidense.

A parte de amenazar con retomar sus ataques verbales contra el presidente Trump, Corea del Norte ha reiterado en las últimas semanas que EE.UU. tiene de plazo hasta finales de año para ofrecer concesiones durante sus negociaciones sobre desarme atómico.

Pionyang ha amenazado con acabar con el diálogo y tomar "un nuevo camino" en caso de que Washington se niegue a cambiar de postura.