EFEMadrid

La sociedad española ha forzado el silencio de las víctimas del franquismo, al que han contribuido la "cobardía política" y la complicidad de unos medios de comunicación que han pisoteado su memoria, han denunciado los informadores Conchi Cejudo y Gervasio Sánchez, premios de Periodismo Rey de España.

Cejudo y Sánchez recibirán mañana junto a Javier del Pino el Premio Internacional de Periodismo Rey de España en su categoría de radio por su trabajo en el serial "Vidas enterradas", en el que intentan rescatar la vida y la muerte de personas asesinadas o represaliadas durante la Guerra Civil y la posterior dictadura franquista.

Los informadores han criticado, en una entrevista con Efe, que los medios de comunicación democráticos no hayan "hecho nada por cambiar las reglas del juego" sobre el silencio que el franquismo impuso a las víctimas.

"Los medios de comunicación hemos sido cómplices absolutos del silencio que ha pesado sobre las víctimas y sobre cómo la sociedad civil ha sufrido la dictadura", ha subrayado la periodista de la Cadena Ser.

"No solamente no hemos estado a la altura de las circunstancias, hemos pisoteado la propia memoria de las víctimas y de sus familiares al no darles el espacio necesario para llorar públicamente", ha añadido Sánchez, que recibe su segundo premio Rey de España, después de ganarlo en 2009 en la categoría de fotoperiodismo.

A su juicio, hablar públicamente del dolor y del horror permite informar a las generaciones a las que se ha "escondido debajo de la alfombra lo peor de nuestra historia". Sin embargo, los medios, ha continuado, no se han interesado por este asunto.

Pero la responsabilidad va más allá del periodismo: Cejudo ha explicado que durante cuarenta años de dictadura y otros cuarenta de democracia "los poderes públicos no han hecho nada para que ese silencio se pueda romper".

Las víctimas "han luchado muchísimos años para poder romperlo, pero nadie las ha ayudado. (...) Todavía hoy es posible encontrar a personas vivas que siguen esperando que alguien les pregunte cómo vivieron aquella represión. Pero lo más esencial y lo que siguen reclamando es poder recuperar los cuerpos de sus familiares y hacer el duelo que se les lleva negando 80 años", ha dicho Cejudo.

Sánchez ha señalado directamente a "la cobardía con C mayúscula" de la clase política española, incapaz hasta hoy de "hacer un proyecto político serio para poner fin a las consecuencias de una guerra civil y una posguerra muy violenta". Ni siquiera la ley de memoria histórica contribuyó a ello, es "una ley fallida que hace aguas por todas partes".

"Tan mal se ha hecho que ni siquiera hay un mapa de fosas o un banco de ADN", ha lamentado la informadora, algo esencial para poder identificar los cuerpos que se exhumen.

Otros países como Argentina, Guatemala, Colombia o Bosnia "han hecho las cosas mil veces mejor" que España, según Sánchez.

Los periodistas han exigido que el nuevo Ejecutivo tenga "agallas" y "auténtica voluntad" para incrementar el presupuesto para la memoria histórica.

Ambos se muestran escépticos ante la posibilidad de que la exhumación de Franco pueda ayudar a que se aborde "este problema".

"A mí no me gusta la parafernalia en temas tan dolorosos. Y a veces las autoridades políticas usan el dolor, incluso el dolor de la Historia, para hacer pura parafernalia", ha destacado Sánchez, mientras que Cejudo ha apuntado que el traslado de los restos de Franco no tienen por qué aparejar un cambio en las políticas públicas sobre memoria histórica.

Por último, Cejudo ha hablado de un último silencio, aquel por el que optaron las víctimas para bien por el "miedo que fue calando en sus huesos" durante décadas o por aquel con el que intentaron evitar que sus familiares, la siguiente generación, no viviese el mismo terror que ellos.

"Son víctimas y supervivientes al mismo tiempo porque han sobrevivido a ese silencio al que la sociedad les ha obligado", ha concluido la responsable de "Vidas enterradas". EFE

vmg/msr

(foto) (vídeo)