EFEMadrid

El concierto para violín y orquesta número 35 de Tchaicovsky, interpretado por el ucraniano Aleksey Semenenko, ha hecho magia esta noche en el Concierto Anual de EFE en el Auditorio Nacional, una gala que ha presidido la Reina Sofía y a la que han asistido numerosas personalidades.

A la velada han asistido, entre otros, la presidenta de SEPI, Pilar Platero; el presidente de la Agencia Efe, José Antonio Vera; el gerente del Auditorio, Juan José Areces, y Javier Martí, presidente de la Fundación Excelentia, organizadora del ciclo Grandes Clásicos, en el que se inscribe el concierto.

Semenenko (Odessa, 1988) se ha lucido en la ejecución de una de las piezas más difíciles que existen para violín y su interpretación ha sido reconocida con una gran ovación, que él ha agradecido con el bis "Sunrise" de Isaii.

Dirigido por el polaco Lukasz Borowicz, el concierto, titulado "La magia del violín de Tchaikovski", ha comenzado con la interpretación de las obras de Wagner "Los maestros cantores de Nuremberg" y la sinfonía número 3 en La menor de Mendelssohn.

El artista es uno de los violinistas ucranianos de su generación con más proyección y uno de los más destacados representantes de la escuela Stoljarski, la de David Oistrach y Nathan Milstein.

El director del concierto, nacido en Varsovia en 1977, es uno de los más versátiles entre los de Centroeuropa, con importantes trabajos del repertorio ruso, polaco, checo y húngaro.

Al concierto han asistido también el presidente del grupo PRISA, Manuel Polanco; la secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez Castro; los embajadores de Costa Rica, Colombia, Perú y Ecuador; el Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Javier Fernández Marugán; el Alto Comisionado para la Marca España, Carlos Espinosa de los Monteros, la presidenta de Tragsa, Elvira Rodríguez y la presidenta de SEPIDES, Rosa María Mosulén.